Bajo la política ‘gas primero para los bolivianos’, el Gobierno del presidente Evo Morales priorizó el suministro de este servicio básico al mercado interno a través de la construcción de líneas de distribución, lo que contribuye al cambio de la matriz energética y fomenta el uso masivo del gas natural en el sector doméstico, comercial e industrial, destacó Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

En el período 2006 y junio de 2018, YPFB ejecutó más de 900 millones de dólares en la instalación de, aproximadamente, 825.000 conexiones de gas domiciliario en varias regiones del país.

“Gracias a la nacionalización de los hidrocarburos, alrededor de 4,12 millones de ciudadanos bolivianos se beneficiaron con gas domiciliario”, señala un boletín de la petrolera estatal.

Según esa fuente, el porcentaje de cobertura a nivel nacional alcanza el 53%; del total de conexiones de gas domiciliario, alrededor de 792.000 corresponden al sistema convencional y 33.000 usuarios tienen el beneficio a través del Sistema de Transporte Virtual de Gas Natural Licuado (GNL).

El departamento con mayor cobertura es La Paz, con 336.157 conexiones; le sigue Santa Cruz con 167.666, Cochabamba con 164.329 y menores cantidades en Oruro, Potosí, Chuquisaca y Beni.

YPFB subrayó que ese servicio genera un ahorro en los hogares de los beneficiarios, que en promedio consumen dos garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP) al mes con un costo de 45 bolivianos; en tanto que por el gas natural pagan alrededor de 18 bolivianos.