FOTO: Silvia Godoy Cubilla, experta académica paraguaya y actual vicerrectora de la Universidad Privada del Guairá.

La Responsabilidad Social (RS) inspira ayudar desde las universidades. Y también es importante que la economía naranja se estudie e impulse con mucha fuerza en las universidades privadas y públicas.

Esa es la frase principal de la vicerrectora de la Universidad Privada del Guairá Silvia Godoy Cubilla con relación a dos temas que van de la mano.

Economía naranja

Economía naranja es “el conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios, y cuyo valor puede estar basado en la propiedad intelectual”, según la definición del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Queremos impulsar que las ideas de transformación y los servicios se inicien y consoliden en la universidad” dijo la vicerrectora que además expresó que todas las universidades deberían comprometer más esfuerzos en ésta área.

La ejecutiva indicó que de la mano de la tecnología las universidades pueden aportar mucho en modelar y estructurar un nuevo pensamiento latinoamericano en la denominada economía naranja.

América Latina

El camino recién empieza en la región Los emprendimientos culturales y creativos en América Latina y el Caribe tienen poca salud. Así lo asegura el informe Emprender un futuro naranja, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Los emprendimientos más consolidados, en promedio, se encontraron en el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con una calificación de 3,8 sobre 10, según una metodología aplicada por el BID). Los menos saludables están entre los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú, con 3,3 puntos).

Responsabilidad Social

Según la ejecutiva de esa universidad paraguaya otro brazo importante de las universidades, además de impulsar la economía naranja, es el brazo denominado Responsabilidad Social.

La vicerrectora dijo que la RS integra y equilibra las dimensiones: académica, investigación, extensión y gestión, para que la universidad cumpla con calidad, ciudadanía y criterios medioambientales, su función dentro de la sociedad.

Indicó que se constituye en un compromiso activo, integral, real con el entorno interno y externo de la universidad, tomando en cuenta la trascendencia de la universidad como motor de la sociedad; las características propias que el cumplimiento de las dimensiones universitarias conllevan en la sociedad del conocimiento; y, sus impactos particularmente importantes y diferentes, a las de cualquier otra organización de la sociedad.

Silvia Godoy citó el texto de estudio denominado Responsabilidad Social Universitaria. Apuntes para un modelo de RSU de Karina Valarezo González y José Miguel Túñez López (2014) mismo que debe, según la entrevistada, seguir difundiéndose y estudiándose.