Análisis de Humberto Vacaflor, periodista.


Algunas empresas petroleras no han entendido que el Gobierno está en campaña, que las noticias están en campaña, sobre todo las referidas al gas, y eso ha molestado al ministro encargado de difundir versiones diseñadas para la campaña.

Iraq, el segundo mayor exportador de petróleo de la OPEP, aumentó sus exportaciones en diciembre, justo antes de firmar un acuerdo con la organización para reducir las exportaciones de forma conjunta. Con esta movida podría cumplir con sus compromisos de corte con la OPEP, sin reducir sus exportaciones. La medida también anula el efecto esperado de reducir la abundancia de petróleo que ha reducido los precios internacionales.

La Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) hizo saber que este año electoral trae incertidumbre a las empresas y que esa incertidumbre podría desalentar las inversiones. Por supuesto, ellas quisieran saber si habrá cambios en la política económica, algo que dependerá del Gobierno que sea elegido. Una duda razonable, sobre todo si se acepta la posibilidad de que haya un cambio de gobierno, una eventualidad contemplada en toda elección, por lo menos en una democracia de veras.

Pero el ministro Luis Sánchez no acepta incertidumbres y menos disidencias. Se ha puesto muy serio, al contrario de lo que ocurre con sus alegres anuncios sobre la “era dorada” y la “era de platino” del gas, que son, por supuesto, chistes. Esta vez ha optado por criticar a la CBHE, llegando hasta a cuestionar la representatividad de la institución, con el argumento de que ella no comprende a todas las empresas, como YPFB, Repsol o Shell.

O sea que, según el ministro, de incertidumbre, cero, porque las empresas, esas que no forman parte de la CBEH, invierten como locas, como el caso de Vintage, que acaba de descubrir con una inversión de 11 (once) millones de dólares, un campo en Villa Montes, con reservas de gas de 0,2 TCF, es decir justito para atender dos meses de la demanda. El anuncio fue hecho con toda la pompa que exige haber incrementado las reservas en nada menos que 0,2 TCF, con la presencia del presidente Evo Morales, que hizo un discurso equivalente a un descubrimiento de 22 TCF, porque para él los ceros no cuentan.

Y el ministro dice que este año se adjudicará la planta de polipropileno en Yacuiba, lo que podría interesar a los votantes chaqueños, pero olvida algunas dificultades:

• La inversión de 2.200 millones de dólares no figura en el presupuesto de 2019.

• No hay ninguna posibilidad de que la planta separadora de la zona entregue el propano necesario, debido a que las exportaciones de gas a Argentina se están extinguiendo, según dice Hugo del Granado.

• La planta separadora Carlos Villegas opera ahora usando solamente 25 % de su capacidad, precisamente porque por ella ya no pasa el volumen completo de gas para el que fue diseñada.

En fin, que sobre “la madre de la industrialización del gas” hay sólo mentiras. Y la proximidad y la incertidumbre sobre los resultados electorales están afectando las inversiones.

Fuente: El Diario