El economista Germán Molina advirtió que el segundo aguinaldo no solamente afectará al empleo, sino que precipitará el cierre de empresas.

“Según principios y fundamentos económicos no correspondería la otorgación de un segundo aguinaldo, porque el país registra balances deficitarios que permanecen durante tres años seguidos y ponen en riesgo la estabilidad económica, vigente desde mediados de la década de los ochenta”, dijo Molina.

COSTOS

Molina añadió que, en el año en curso, los empresarios continuaron ajustando sus costos para atenuar la elevación de las planillas de sueldos y salarios, por los excesivos incrementos anuales, como el salario minino nacional y el segundo aguinaldo. En previsión de ello, despidieron personal, postergaron proyectos en ejecución y suspendieron definitivamente el estudio de nuevos proyectos, para mejorar su competitividad, tomando ventaja respecto a las empresas extranjeras y otros simplemente buscando sobrevivir.

SOLVENCIA, LIQUIDEZ Y UTILIDADES

Con relación al sector público, Molina señaló que sólo deberían beneficiarse las empresas públicas que tienen utilidades, solvencia y liquidez.

Ejemplificó que el sector minero estatal, que está con dificultades, no es racional que esté en condiciones de otorgar el beneficio, así como las instituciones pertenecientes a la administración central, así como las instituciones descentralizadas que se financian con impuestos, las cajas de salud que se financian con los aportes de los asegurados, las gobernaciones y municipios con impuestos, a la vez que sus cuentas fiscales no son suficientes para incurrir en un gasto adicional.

La aplicación generalizada de la medida, en la que se incluyen la mediana y microempresa, pondrán en riesgo la estabilidad económica del país, terminó exponiendo Molina.

Foto: El Diario

Fuente: El Diario