Los ingenios anunciaron la realización de inversiones para incrementar su producción, generar mayores fuentes de empleo y proponen impulsar el etanol y energías alternativas para dinamizar la economía.

En el marco del inicio de la zafra, los máximos representantes de los principales ingenieros azucareros reiteraron su compromiso con la recuperación económica del país, a tiempo de señalar algunas acciones que implementarán durante esta gestión. Ante dichas iniciativas, el presidente de CAINCO, Fernando Hurtado, felicitó el compromiso del sector en la generación de empleo, el desarrollo industrial, el impulso a la seguridad energética y la recuperación económica.

“Somos testigos que las inversiones privadas no paran, las empresas del sector invertirán para incrementar su producción y con ello pondrán a disposición mayor cantidad de etanol anhidro, lo que permitiría a Bolivia sustituir la importación de combustibles, el ahorro de $us 215 millones y generando más empleos” destacó Hurtado.

La cadena agroindustrial de la caña de azúcar a nivel país, considera que está en condiciones de ofrecer más de 300 millones de litros de etanol anhidro de energía limpia y poner a disposición del Sistema Interconectado Nacional una potencia en firme de más de 160 MW/hora.

La producción de etanol de los Ingenios puede ser utilizada como una herramienta de soberanía energética, permitiendo no solamente sustituir las importaciones de carburantes por el etanol, el ahorro de divisa, generación de más empleos, más octanaje en la gasolina y, fundamentalmente, un mayor cuidado del medio ambiente.

“Desde CAINCO lo hemos venido diciendo la situación del país es muy crítica. Hay miles de personas que la están pasando muy mal. Necesitamos soluciones urgentes. Un ejemplo de lo que el sector empresarial quiere es lo que vemos en la cadena agroindustrial de la caña de azúcar que está presta para realizar un trabajo conjunto para generar bienestar a las familias bolivianas”, manifestó Fernando Hurtado.

Es necesario y fundamental generar un escenario propicio para las inversiones, con seguridad jurídica y políticas efectivas de reactivación al sector empresarial privado.