Costas expresó que de aquí en adelante quedan dos tareas fundamentales: mantener bajo control el virus, y reactivar la economía, desde el punto de vista del empleo.

El Gobernador Costas, como presidente del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), a culminar la reunión ampliada del mismo, pasado el mediodía, afirmó que desde el martes 1 de septiembre Santa Cruz el país entrará en una nueva etapa en la lucha contra el Covid-19, el pos confinamiento, que significa flexibilizar las medidas restrictivas que se han tenido durante estos últimos 5 meses, aplicadas después de que apareció el virus en Bolivia, hace 166 días.

Sin embargo, dejó en claro que ratificación de las medidas aplicadas en el Decreto Supremo del Gobierno nacional no significa un retorno automático a la vida normal o cotidiana antes del coronavirus, sino un proceso de adaptación a una nueva realidad de convivencia con el virus. “La cuarentena ha sido útil como muchas veces he dicho, pero hoy debemos dar un paso más para encarar el retorno a la nueva normalidad. No quiero que los ciudadanos tengan una falsa sensación de seguridad o que el peligro ya pasó”, advirtió Costas.

Ante este peligro latente, Costas puntualizó que el virus sigue aquí, transitando entre todos, y lo que queda es cortarlo y aislarlo, para lo cual es indispensable seguir estrictamente todas las medidas de bioseguridad personal, tanto en las empresas, en los servicios de transporte, como en los propios hogares. “Estamos retornando a una nueva normalidad, pero vamos con la mano en el freno de emergencia por si tenemos que usarlo”, afirmó literalmente.

En este sentido, la primera autoridad del departamento aseguró que los datos estadísticos indican que se ha tenido una desaceleración en el contagio, pero aún no se ha llegado al nivel requerido para tener bajo control la pandemia.

Ante ello, manifestó su preocupación por la tasa de letalidad, que si bien está por debajo del promedio mundial, en las últimas semanas ha crecido. “Por eso, quiero pedirles que sigamos los protocolos médicos de atención a pacientes con Covid-19. Debemos ser rigurosos en esto, ¡no nos aventuremos con tratamientos que no tienen ningún rigor científico!”, dijo.

Costas expresó que de aquí en adelante quedan dos tareas fundamentales, que son mantener bajo control el virus, con mayor testeo, rastreo y estudios de prevalencia para tener números más certeros sobre la realidad y la atención en la recuperación de los infectados. Y por otro lado, reactivar la economía, desde el punto de vista del empleo, habida cuenta que una de las peores consecuencias que está dejando el coronavirus en el mundo es el desempleo.