Empezando con Santa Cruz el departamento comercial e industrial de mayor peso económico del país, luego los otros departamentos hasta la sede del gobierno, La Paz, las regiones de Bolivia ingresan en paro de actividades desde el 9 de julio de forma escalonada en protesta contra la cuarta repostulación del Jefe de estado y pidiendo la renuncia del Tribunal Supremo Electoral.

Esa fue la principal resolución de una reunión de instituciones aglutinadas en el comité cívico de Santa Cruz, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, del que también participaron candidatos opositores a la Presidencia.