Análisis de Guillermo Barba @memobarba para semanario financiero Santa Cruz Económico. FOTO: Guillermo Barba: licenciado en economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster en Economía de la Escuela Austríaca por la Universidad Rey Juan Carlos  (URJC) de Madrid, España. Es un profesional formado además en las teorías de la Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE, por sus siglas en inglés), fundada por el Prof. Antal Fékete. Fue alumno de prominentes pensadores “austríacos” como Jesús Huerta de Soto, Miguel Angel Alonso, Philipp Bagus y Juan Ramón Rallo. Es un férreo defensor de la libertad individual, de la propiedad privada, los mercados libres y el dinero honesto. Es promotor del patrón oro y de la monetización de la plata.

Nuestro amigo Simon Black, del blog Sovereign Man, escribió hace poco acerca de lo que está ocurriendo en México y Venezuela, y las similitudes que tienen ambos países, política y económicamente hablando. A algunos les parecerá exagerada la comparación, pues nuestro país no pasa por la profunda crisis económica y humanitaria que sufren en este país del hemisferio sur.
Pero, en palabras de Black, hay algo en común entre México y Venezuela: el socialismo corrupto.
“Hace unos 20 años, Hugo Chávez llegó al poder y promulgó reformas políticas que le otorgaron a él y a su gobierno un enorme poder. Y comenzó programas masivos y socialistas en Venezuela que el país no podía pagar. Y, a pesar de su riqueza en recursos naturales, el país quebró.
“Ahora Venezuela tiene hiperinflación (con un salario mensual promedio de alrededor de 32 dólares por mes), y la gente se está quedando sin comida, agua, medicamentos y papel higiénico. Los venezolanos están huyendo masivamente del país”, explica Simon Black.

Como podemos ver, el ‘pecado original’ está en las políticas socialistas con las que se financian programas que no resuelven los problemas del país, pero sí crean clientelismo y perpetúan la pobreza. Y, hablando problemas sin resolver, está la “estrategia” contra el robo al combustible en México, a la que también Black hace referencia. Estoy seguro que Black leyó nuestro artículo “Mexico: Welcome to Socialism”, tanto por lo escrito en su artículo, como por la imagen que colocó en el mismo para ilustar en su portal.
Black nos dice: “En un típico arranque de brillantez política, en vez de transportar petróleo y gas a través de ductos, enviarán todo por camión y ferrocarril. El pequeño gran problema con eso es que es 14 veces más caro y, lo más importante, tarda mucho más para llegar a las estaciones. ¿Cuál es el resultado? La escasez de gasolina (…) Casi está empezando a parecerse a Venezuela, el ejemplo de lo que le sucede a un país atrapado por el socialismo corrupto.”
Lamentamos estar de acuerdo con Black en esto. Son demasiadas señales las que vemos del camino que está tomando el país. Puede verse en cómo manejan cada uno sus petroleras estatales. Venezuela tiene las reservas de crudo más grandes del mundo, pero su producción y refinación van en declive al grado de que también escasea la gasolina allá.

Aquí, la calificadora Fitch bajó la nota de Pemex dos grados y sólo está a un paso del grado de “deuda basura”, por la poca seriedad en el plan de negocios de la compañía y en su declive en producción.
En Venezuela, las cosas no podrían empeorar mucho más, piensa Simon Black, y la gente, harta del desastre socialista de larga duración, está respaldando a Juan Guaidó como presidente encargado del país mientras acumula cada vez más respaldo internacional, al grado de que abogan por proteger los activos venezolanos del régimen de Nicolás Maduro.
The Guardian publicó que el ministro de relaciones exteriores británico, Sir Alan Duncan, pidió al Banco de Inglaterra conceda acceso a 1,200 millones de libras en reservas de oro venezolanas a Guaidó en lugar de a Maduro. La decisión, sin embargo, recaerá en el propio banco de Inglaterra.
El régimen corrupto de Venezuela parece tambalearse, pero buscará asirse de lo que pueda y seguramente peleará por esas reservas de oro, mientras Maduro, seguirá saqueando lo que queda del oro en su territorio. Hay reportes periodísticos y acusaciones de que Maduro está sacando el oro del país mediante aviones rusos, y cierto o no, no cabe duda de que el usurpador está preparando su “plan B” en caso de que tenga que huir de su país. Triste historia la del país sudamericano, que aquí hay que evitar.
Veamos el espejo de Venezuela y no permitamos que se cometan los mismos errores.