Hay 20 mujeres, con cáncer de cuello uterino que terminaron sus sesiones de quimioterapia y radioterapia, entre enero y abril de 2020, y desde entonces están en espera de su braquiterapia.

Hace un mes, Dionicia Huacoto de 58 años estaba feliz porque había terminado sus sesiones de radioterapia y pronto comenzaría con la braquiterapia, para vencer al cáncer de cuello uterino que le aqueja hace más de un año. Pero su alegría se esfumó, debido a que hasta ahora no puede acceder al tratamiento y teme que su lucha haya sido inútil.

El hijo de Dionicia, en contacto con ANF, relata que su mamá se encuentra deprimida y la salud debilitada. Más aún porque tuvo que llegar desde el municipio de Batallas, ubicado a 50 kilómetros de la ciudad de La Paz, con la esperanza de hacer su último tratamiento médico para vencer el cáncer, pero ahora, según su familiar, ya no está ilusionada y teme que la braquiterapia no sea efectiva para “salvar su vida”.

Cuenta que Dionicia sufre todos los días por los dolores e incluso, dice que ya no puede caminar,.pide a las autoridades ayuda humanitaria, para salvar la vida de su ser querido.

“Es difícil ver sufrir a un ser querido y no poder hacer nada. La desesperación es grande, hace un mes ha terminado todos sus tratamientos, primero la quimioterapia, luego radioterapia que hizo en El Alto y lo último que le tocaba es la braquiterapia en Santa Cruz, pero por la cuarentena, ya no están atendiendo y mi mamá sufre, llora”, relata, con la voz entrecortada.

La situación de Dionicia no es el único caso, de acuerdo a la Asociación de Personas y Familiares con Cáncer hay 20 mujeres, con cáncer de cuello uterino que terminaron sus sesiones de quimioterapia y radioterapia, entre enero y abril de 2020, y desde entonces, están en espera de la braquiterapia que les permitiría tener mayores posibilidades de vencer el cáncer.

Cada día que pasa una paciente sin recibir braquiterapia pierde el 1% de control local, lo que significa que, si una de las afectadas pierde 30 días, tiene 30% menos de probabilidad de cura.

Marisol, otra paciente, cuenta que el pasado 25 de marzo terminó sus sesiones de radioterapia y, desde esa fecha, han pasado 48 días y aún no puede acceder a la braquiterapia. Dice que las autoridades no hacen casos a sus pedidos.

Al igual, que otras pacientes tiene miedo de que la braquiterapia no sea efectiva para vencer su enfermedad.

“Desde el 25 de marzo estoy esperando por la braquiterapia que es esencial para tratar el cáncer, pero ya han pasado 48 días y sigo sin respuestas”, dice a ANF.

La mujer señala que la cuarentena decretada por el Gobierno debido a los casos de coronavirus empeora la situación de los enfermos oncológicos, ya que existe incertidumbre por los tratamientos y cuando sufren dolores no pueden comprar sus medicamentos por falta de transporte público o ambulancias.

“No puedo realizar mis estudios, estoy mal y tengo dolores, pero ni siquiera puedo comprar mis medicamentos porque no tengo farmacia en mi zona ni hay auto para ir a buscar. No tenemos el apoyo del Estado, no hay ayuda. Lo que más miedo me da, es que la braquiterapia pierda su efectividad, eso es peligroso. Nada de lo que hice (quimioterapia, radioterapia y cirugías) habrá valido la pena, es un martirio”, remarca.

Marisol pide al Gobierno, en especial al ministro de Salud, Marcelo Navajas, brindar soluciones urgentes al sector.

“El cáncer no espera, no podemos postergar esto. Pido al Estado que se pongan la mano al pecho, al Ministro que entienda que no podemos esperar, se tiene que dar continuidad y brindar soluciones urgentes”, clama.

Según la organización que aglutina a los enfermos oncológicos, las pacientes con cáncer de cuello uterino para poder “curarse” realizan radioterapia, quimioterapia y, finalmente, braquiterapia. Las pacientes del hospital de Clínicas para acceder a ese tratamiento deben viajar hasta el Oncológico de Santa Cruz, pero en los últimos meses, debido a la cuarentena por el Covid-19, se han suspendido los viajes.

“Pacientes y familiares comprendemos que trasladar a nuestras hermanas a Santa Cruz implica poner en peligro sus vidas, ya que por su enfermedad y los tratamientos oncológicos que han recibido son altamente vulnerables al Covid-19. Desde el mes de marzo, en reiteradas oportunidades, hemos pedido al Programa Nacional de Lucha Contra el Cáncer que nos ayude y busque soluciones en la ciudad de La Paz en los diferentes centros de radioterapia privada”, señala la organización en un pronunciamiento.

Agregan que el Ministerio de Salud conoce del “grave problema” y que están en la búsqueda de soluciones, sin embargo, hasta la fecha no hay respuesta a su demanda.

“Les recordamos a nuestras autoridades que el cáncer no espera, el tiempo es el peor enemigo de esta enfermedad. El día de hoy, 11 de mayo de 2020, nuevamente solicitamos, suplicamos a nuestras autoridades, que analicen la situación médica de estas mujeres y nos den una respuesta excepcional ante el escenario crítico en que el Covid-19 nos ha puesto, porque de lo contrario será en vano el tratamiento de radioterapia y quimioterapia que nuestras hermanas han hecho”, señala, el comunicado.

Atención gratuita a pacientes con cáncer

El domingo, el Gobierno mediante decreto supremo Nº 4231 del 7 de mayo último, amplió hasta el 1 de octubre de 2020, la atención de los servicios de radioterapia y braquiterapia en favor de los pacientes con cáncer de escasos recursos económicos y que no cuenten con ningún seguro de salud.

El decreto fue difundido el domingo autorizando al Ministerio de Salud cubrir los gastos por el tratamiento de radioterapia básica convencional (externa) y/o braquiterapia de alta tasa (interna) en los establecimientos de salud Público, Privado y de la Seguridad Social a Corto Plazo.

La secretaria de Fiscalización de la Asociación de Personas y Familiares con Cáncer, Susana Zuazo, en declaraciones a ANF, afirma que se enteraron de la ampliación del beneficio a través de la prensa y, aclaró que los tratamientos gratuitos estaban garantizados desde el anterior gobierno, con la habilitación del hospital del Sur, el centro nuclear.

“El tema es que en el anterior gobierno se indicó que los tratamientos de radioterapia y braquiterapia gratuitos nunca pararían, que en un primer momento estaban comprando servicios de las instituciones privadas, pero luego que se tendría lo del hospital sur, el centro nuclear, los pacientes no sufrirían por tratamientos de radioterapia gratuitos. Vemos con preocupación que octubre está cerca. Y eso puede implicar que los tratamientos dejen de ser gratuitos”, asevera.