En una ruta donde en época de lluvias se han tenido cortes de tráfico vehicular, a causa de inundaciones y deslizamientos, que perjudican el dinamismo económico y la integración del oriente y occidente de Bolivia; ahora con la reciente inauguración del tramo doble vía Puente Yapacaní – Puente Ichilo en el departamento de Santa Cruz, financiada en un 70% por CAF –banco de desarrollo de América Latina-, el desplazamiento del transporte de carga y de pasajeros será continuo y sin interrupciones.
La nueva vía fue construida con puentes y drenaje adaptados al cambio climático y cuenta con una mejor estructura de contención, en relación con la vía existente. Así mismo en los alrededores de la vía, se realizaron importantes trabajos de emergencia para encausar los costados del Río Ichilo a través de espigones y salchichones, entre otros, para evitar inundaciones y garantizar un tránsito fluido en esta carretera, ya que si una vía se deteriora es posible.
La nueva vía permitirá dinamizar la economía del norte cruceño y fomentar la actividad productiva, comercial y turística del área de influencia, favoreciendo una salida eficiente y masiva del flujo de carga proveniente de la principal zona agrícola pecuaria del país (de productos como arroz, caña, soya, sorgo, entre otros) hacia mercados del occidente y de mayor poder adquisitivo.

La carretera dará paso a la integración de más de tres millones de personas, elevará el nivel de vida de los habitantes de las regiones que la circundan, reducirá el tiempo de transporte en un 30% y como doble vía, también brindará mayor seguridad vial, apuntando a evitar accidentes, puesto que se realizaron variantes técnicas y sociales para dar mayor seguridad a la población, además de más de una docena de pasarelas.
El tramo Puente Yapacaní – Puente Ichilo forma parte de la construcción de la doble vía Montero – Cristal Mayu que une los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba, y que pertenece a la Red Vial Fundamental del corredor Este –
Oeste de Bolivia, que además integra al país con vías internacionales que unirán el Atlántico con el Pacífico.
La obra se construyó en seis años y cuatro meses con una inversión que supera los USD 105 millones de los cuales CAF financió USD 86 millones, se extiende desde la región de Yapacaní hasta Ichilo, en el departamento de Santa Cruz, tiene una longitud de 58.8 Km y un ancho de 22 metros, con dos carriles paralelos y una carpeta asfáltica de dos capas, con 9 cm de espesor.
Desde hace más de una década, CAF viene coadyuvando con la construcción de dobles vías en Bolivia, y en el departamento de Santa Cruz de La Sierra ya apoyó con el financiamiento y asesoría técnica para la extensión de más de 160 Km en diferentes tramos. La entidad financiera internacional impulsa la infraestructura de calidad y el aumento de productividad como vehículos de desarrollo en diferentes los países de América Latina.