La resolución RDM N° 101800000036 del Servicio de Impuestos Nacionales (SIM), que establece el envío de información de parte de los contribuyentes que forman parte de la actividad de la construcción de bienes inmuebles, es cuestionada por este sector porque provocará el cierre de cientos de empresas y, consiguientemente, mayor desempleo en la población.

Según el ejecutivo nacional de la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia, Valerio Ayaviri, la resolución obliga a empresas, microempresas e incluso contratistas a llevar una información detallada de la compra de cada material empleado en la construcción. Dicha información debe ser manejada a través de un contador y, en caso de algún error, el SIN aplicará multas.

Ayaviri señaló que, como consecuencia de la normativa, cientos de constructoras, sobre todo pequeñas, cerrarán. Y que profesionales contratistas, que ejecutan pequeñas obras con cinco a siete obreros, también se verán obligados a dejar la actividad.

El sector constructor, conformado también por la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) y los colegios de arquitectos e ingenieros, propone modificar dicha resolución y eximir de la obligación a contratistas, subcontratistas y obreros.

SEGÚN CABOCO

La resolución es medida inconsulta

Una resolución firmada por la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) expresa que la resolución del SIM “fue elaborada sin la participación de todos los actores que forman parte del sector de la construcción”.

Señala también que la norma tiene “errores y vacíos que la hacen inaplicable y van a afectar a todo el sector”, limitando así la contratación de trabajadores y con perjuicios a la economía nacional.

Fuente: Los Tiempos