Histórico. Flumar S.A se convierte en la primera empresa naviera boliviana que prestará servicios en la hidrovía Paraguay-Paraná a partir de junio. Los puertos de operación serán Buenos Aires (terminal de la naviera marítima) y Puerto Quijarro (terminal de Puerto Jennefer).

Así lo reveló el capitán de ultramar, marino mercante y presidente de Flumar, Eddy Óscar Encinas Zurita.

Con más de 30 años de experiencia, el ejecutivo de Flumar asegura que el tipo de carga a transportar en primera instancia serán contenedores de 20 y 40 pies de todos los tipos.

El objetivo es implementar una ruta alternativa para el comercio exterior boliviano, utilizando la hidrovía Paraná-Paraguay y el puerto de Buenos Aires. Santa Cruz al ser la locomotora económica de Bolivia consolidará definitivamente su crecimiento económico en la región.

La hidrovía otorga a Bolivia un acceso directo al océano Atlántico. Es un río grande y en ella operan barcazas que miden alrededor de 320 metros de largo por 60 de ancho.

Entre las características del servicio, se contemplan buques contenedores fluviales, itinerarios con días fijos de salida y un transbordo rápido. Se estima que el tiempo de demora será de cuatro días como máximo.

“Los buques tendrán una capacidad nominal de 500 teus, con capacidad operativa de 300. Habrá contenedores refrigerados para almacenar fruta, carne y todo aquello que Santa Cruz pueda producir para exportar. En una primera etapa esto será quincenal, pero luego estimamos un servicio semanal. En una tercera etapa vamos a adquirir buques mucho más modernos y grandes, capaces de abastecer salidas hasta 2 veces a la semana”, proyecta el ejecutivo.

Al respecto, el ejecutivo de Puerto Jennefer, Jorge Arias junto al gerente de esa infraestructura Bismark Rosales, indicaron que siguen realizando inversiones que bordean los $us 60 millones.

Este puerto ya goza de toda la infraestructura necesaria para poder dar el servicio a toda la carga boliviana. Aclaró que aún no tienen una relación formal con Flumar.