El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, informó este miércoles que la Ley de diferimiento de créditos beneficiará, sobre todo, a transportistas, gremiales, comerciantes y otros sectores vulnerables, que fueron golpeados por los efectos económicos de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

“La reglamentación de la ley la hará el Ministerio de Economía en los próximos días (…) y busca ayudar a la gente que realmente lo necesita y que no ha tenido ingresos como los transportistas, los gremiales, los comerciantes y otros sectores”, afirmó Murillo, durante una entrevista con radio Panamericana.

La autoridad señaló que la norma pretende ayudar a los sectores más desprotegidos y que no han desarrollado sus actividades productivas debido a la cuarentena, establecida para evitar la propagación del COVID-19.

“Esta es una ley que tiene que servir para ayudar a la economía de los bolivianos y de los que más lo necesitan, y dar un respiro”, manifestó Murillo.

El Ministro de Gobierno explicó que no se acogerán al diferimiento los sectores que cuentan con recursos y que no pararon sus actividades en medio de la cuarentena sanitaria.

Anoche, la presidenta Jeanine Áñez promulgó la Ley de diferimiento de créditos con el fin de favorecer a las familias bolivianas y dar un alivio económico durante este periodo de cuarentena dinámica.

La norma señala que las entidades financieras que operan en el país deben realizar el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito de capital e intereses y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional, desde la declaratoria de emergencia por la pandemia del coronavirus al 31 de diciembre de este año.

Esta mañana, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, indicó que se trabajará de forma inmediata en elaborar la reglamentación y que el diferimiento de los créditos se aplicará de forma diferenciada, debido a que no todos los sectores se encuentran en las mismas condiciones económicas.

 

Fuente: ABI