Yerko M. Núñez Negrette nació el 17 de abril de 1974 en el municipio de Rurrenabaque, provincia Ballivián, Beni. Hijo de Carmen Negrette Arce y Antonio Núñez Gamarra (+), desciende de una familia de reconocidos educadores. 

Comenzó a actuar en política desde muy joven, a sus 25 años. Participó de diversos cursos de formación y capacitación en EE.UU, Alemania, Perú y Colombia. 

En las elecciones municipales de 1999 fue elegido concejal, asumiendo el año 2000 el cargo de Alcalde Municipal de Rurrenabaque, convirtiéndose en el burgomaestre más joven del país. Su gestión se caracterizó por la transparencia en el manejo de los recursos económicos de la población y la implementación de políticas públicas de participación ciudadana en la planificación, ejecución y control de programas y proyectos de desarrollo. 

El año 2003 se desempeñó como Director Nacional de Participación Popular y el año 2004 como Secretario Técnico de la Comisión de Participación Popular del Senado Nacional. 

El 2005 fue elegido nuevamente Alcalde Municipal y reelegido en este cargo el 2010. 

Del 2008 al 2012 se desempeñó como Presidente del Consejo Directivo de la Asociación de Municipalidades del Beni (AMDEBENI). 

En este lapso de tiempo ocupó también el cargo de Secretario del Consejo Autonómico del Beni. 

Ha sido reconocido por diversas instituciones del país y de la cooperación internacional por los logros alcanzados durante su gestión municipal en materia de Desarrollo Humano y cuidado del medio ambiente. Asimismo, se le reconoce haber impulsado el turismo ecológico como alternativa económica sostenible en la región amazónica. Su administración fue reconocida por el Estado como la número uno en transparencia y eficiencia en el Beni y la cuarta en el país. 

El 2014 fue elegido Senador Nacional, entidad en la que se ha desempeñado como Secretario del Comité de Ministerio Público y Defensa Legal del Estado, y como Segundo Vicepresidente de la Directiva de esta entidad legislativa del Estado Boliviano. El 2019 fue elegido Jefe de Bancada de Unidad Demócrata. 

El 13 de noviembre fue posesionado como Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda. 

Desde el 3 de diciembre asume funciones como Ministro de la Presidencia del Gobierno Constitucional de la Presidenta Jeanine Áñez. 

¿Cómo toma el ministro Yerko Núñez el hecho de que la ciudad donde nació y de la que fue alcalde por dos gestiones consecutivas sea nombrada por el New York Times como el tercer mejor destino turístico del mundo?

Con mucha alegría. La noticia no sólo favorece a Rurre y a toda la región, sino a todo el país. Cuando tomamos conocimiento de este hecho, quienes vivimos en esa población, percibimos un momento de muchas oportunidades para la cadena productiva del turismo y la economía de la población en general. 

Durante su gestión entre el 2005 y el 2014 como alcalde de Rurrenabaque, ¿cuáles fueron los esfuerzos municipales para apoyar este objetivo hoy logrado que enorgullece no sólo al Beni sino al país? 

No fue fácil. Partíamos de actividades relacionadas al turismo, pero de manera desordenada. Para esa época, más que los atractivos naturales, los turistas iban de cacería con un fuerte impacto en la fauna de la región. Organizar, capacitar a los actores involucrados en la actividad y promover el destino turístico, fue una actividad que costó mucho esfuerzo, considerando que en la época los gobiernos municipales no contaban con suficientes recursos económicos para esta titánica actividad. 

Aquí es necesario reconocer la ayuda de la cooperación internacional como la FES ILDIS de Alemania, el PADER COSUDE y otras, sin cuyo importante apoyo, no se hubiera podido lograr estos objetivos. 

¿Cómo se construye un destino turístico de élite mundial? 

Primero la concertación local, lograr que la población acepte dejar las prácticas extractivistas y depredadoras que no contribuyen al beneficio de todos, para pasar a la conservación de los atractivos turísticos. 

Segundo, transformar una pequeña aldea como Rurrenabaque en una pequeña ciudad con todos los servicios que requiere la actividad del turismo. 

La alianza público- privada, hace posible esto: tecnología, servicios gastronómicos, hotelería, transporte, comunicación, etc., y por supuesto, compromiso y amor con el pueblo y el proyecto. 

¿Cómo redunda en beneficio de Rurrenabaque este nombramiento de mejor destino turístico, en términos de economía y desarrollo? 

Rurrenabaque pasa a ser reconocido mundialmente y con toda seguridad este nombramiento traerá más turistas y por lo tanto más recursos económicos, oportunidades de trabajo y beneficios para la población. Sin embargo, el desafío es hacer del turismo una actividad sostenible, no solo en las áreas visitadas por los turistas, sino en los servicios esenciales como agua potable, servicios de salud, servicios de comunicación como los digitales y los de transporte, ciudad limpia, ciudadanos comprometidos en brindar seguridad a nuestros visitantes. El porteño es un ciudadano del mundo. 

¿Cuántos empleos se generan y en qué rubros, con el turismo en Rurrenabaque? 

Toda la población está vinculada a la actividad del turismo de alguna manera. Sus más de 20 mil habitantes trabajan en las diferentes áreas que brinda: Gastronomía, economía, hotelería, transporte, construcción, comercio, guías y empresas turísticas, aquí cabe destacar la participación de las comunidades y pueblos indígenas que se vinculan a través de producción de alimentos orgánicos. 

De su anuncio en Twitter se colgaron la mayoría de medios bolivianos que dieron la noticia al país ¿Cómo fue ese momento? ¿Usted estaba haciendo seguimiento a esta nominación o se enteró de casualidad? 

En realidad, un amigo que vive en el exterior me pasó la noticia, inmediatamente verifiqué su autenticidad y, por supuesto, la difundí porque es una noticia positiva para Rurrenabaque y el país. 

La normalización de relaciones con Estados Unidos e Israel, ¿de qué manera beneficia al turismo boliviano en general y al de Rurrenabaque en particular? 

Los ciudadanos de ambos países son uno de los más grandes en el turismo nacional. Los destinos Uyuni, Lago Titicaca (Copacabana) y la ciudad de La Paz, los Yungas y Rurrenabaque tendrán nuevamente una fuerte presencia de turistas de estas nacionalidades. Debemos generar estabilidad política, seguridad ciudadana y confianza para que este flujo de estas personas siga creciendo.