En su cuenta de Facebook, el líder cívico cruceño, Luis Fernando Camacho expresó su preocupación por el desastre en la región Chiquitana e indicó que a raíz de esta situación decidió suspender el paro cívico programado para el miércoles 21 de agosto.

A raíz de las críticas por la suspensión del paro en Santa Cruz, acepto las mismas y la responsabilidad, y no me arrepiento de la medida; estoy con mi conciencia tranquila porque no hago cálculos políticos. La suspensión del paro en Santa Cruz fue un clamor de todos los cívicos de provincia y su población. Hay insensibles que no ven el desastre en la Chiquitania y el sufrimiento de nuestros hermanos, pero por amor a Santa Cruz no podíamos permitir que esa agonía se incremente y es una responsabilidad que asumo, pese a que lamento y comparto la frustración no poder llevar adelante la medida de protesta nacional.
Entiendo el sentimiento que tienen muchos cruceños que ven, con la suspensión del paro en Santa Cruz, truncada la posibilidad de, con esa acción, protestar y manifestar su rechazo a la habilitación del binomio Evo Morales Ayma – Álvaro García Linera y su repudio a las acciones inconstitucionales que vienen realizando los vocales del TSE.
Fue una decisión difícil, realizada luego de escuchar a los cívicos de los municipios afectados, a los bomberos, técnicos y voluntarios que están trabajando en el lugar, a las instituciones y familias afectadas. Asumo toda la responsabilidad por la suspensión del paro cívico en Santa Cruz por el bien mayor que es preservar la vida y nuestras provincias. Sé que, pese a la frustración de muchos, nuestro espíritu solidario y nuestro amor por Santa Cruz se impondrá y esta cruzada de ayuda humanitaria que iniciamos en beneficio de los hermanos chiquitanos será un éxito y una gran contribución para paliar este terrible desastre que hoy atraviesan nuestros hermanos. 
La contundencia del paro la hacen en gran medida los cívicos y ciudadanos de provincia con bloqueos, que evitan el ingreso de vehículos a la ciudad, y ellos mismos me pidieron suspender el paro. Había la posibilidad de suspender solo en provincia pero el Gobierno Central iba aprovechar para bloquear con sus sectores las zonas de San Julián y 4 Cañadas, como otras vías de acceso a la Chiquitania, para culpar al Comité que no se envió ayuda. Y no porque el Gobierno nos culpe o tengamos temor a hacernos responsables de lo que pase, sino porque tal decisión y pulseta con el Gobierno iba a generar dejar aislada a la Chiquitania por 24 horas, en su peor momento.
El Gobierno demostró su odio hacia Santa Cruz con una total ausencia de autoridades. Teníamos información que el Gobierno quería generar esa situación de aislamiento. 
Evo Morales trató de debilitar el movimiento cívico saludando la decisión del Comité y otras autoridades de Gobierno pidieron que todos levanten la medida. No he escuchado cinismo más grande, pero Bolivia está más unida que nunca en la defensa de la democracia. 
Un paro cívico podemos suspender pero un incendio de magnitud no, las llamas siguen y arrasan con todo a su paso. Tuvimos el total apoyo del CONDADE en esta medida y estamos seguros de que el paro cívico nacional será contundente en el resto del país porque nuestra lucha es justa por la democracia y el voto del 21F, la cual continuaremos con más fuerza y contundencia. 
Era inconcebible aislar por 24 horas la Chiquitania y no enviar ayuda. Pedimos unidad, pero no demostramos eso a la hora que nuestros hermanos nos necesitan. Si nuestras autoridades están ausentes ante esta situación y una vez más esconden la cabeza y no defienden a nuestro pueblo, analizaremos la posibilidad de hacer una demanda por delitos ambientales. Si bien no es momento aún de buscar culpables, como la emergencia sigue latente y los incendios no están resueltos, cuando lo urgente es ayudar a la gente que está sufriendo y perdiendo todo producto de los incendios, pero sabemos que hay responsabilidad de las autoridades nacionales en este desastre y vamos a llegar hasta las últimas consecuencias para que la gente sepa la verdad y los culpables sean juzgados. 
Por eso, hago responsable a Evo Morales y su Gobierno por esta situación, generada por los asentamientos indiscriminados e inconstitucionales en nuestras tierras, hechos que hemos venido denunciando desde hace tiempo y que ha causado la depredación de las áreas forestales para asentar colonos. Asimismo, el Gobierno ha minimizado el voraz incendio para continuar su política de asentamientos en tierras cruceñas.
He leído que se cometió el peor error político, pero no puedo hacer cálculos políticos cuando nuestra gente está sufriendo y clama ayuda. Asumo toda responsabilidad pero el bien mayor es preservar la vida y nuestras provincias.
Agradezco a las instituciones, cívicos, personas de buen corazón e incluso políticos que han dejado las críticas y han hecho llegar sus donaciones al Comité. Agradecer también la ayuda internacional de residentes bolivianos desde Europa y EEUU, que a pesar de salir en busca de mejores días, se han organizado para enviar donativos para los damnificados. 
A Santa Cruz lo hace grande su gente y hoy todos somos chiquitanos.