Por Guillermo Barba

La semana pasada, las principales autoridades financieras de Estados Unidos, y hasta el presidente Trump, se alinearon para atacar al Bitcoin y los planes de Facebook para lanzar Libra, su criptomoneda privada, alegando preocupaciones sobre “seguridad nacional”. En el fondo, están defendiendo los intereses de los bancos y sobre todo del dólar como moneda de reserva mundial.
El mandatario norteamericano dijo en un mensaje en Twitter que no es “fan” de bitcoin ni de otras criptodivisas pues “no son dinero, su valor es altamente volátil y tienen un respaldo dudoso.”
De paso, criticó a Facebook e indicó que, si la red social quiere entrar al sector financiero, debería constituir un banco y estar bajo la misma regulación que todos los demás.
Estas declaraciones fueron secundadas por el secretario del Tesoro (y ex banquero de Trump), Steven Mnuchin, y agregó que estos activos son un asunto de seguridad nacional, pues pueden facilitar delitos como el lavado de dinero, financiamiento al terrorismo, tráfico de drogas, ciberataques, evasión fiscal, extorsiones y tráfico de personas. Los pretextos de siempre. 

Además, dijo no estar cómodo con los planes de Facebook y el lanzamiento de Libra en 2020.
En el mismo tenor se expresó el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, quien expresó “serias preocupaciones” sobre los riesgos para la estabilidad financiera que puede traer esta iniciativa de Facebook. Asimismo, remarcó que las criptos en general deben tener una regulación más estrecha.
David Marcus, líder del proyecto de Libra, compareció la semana pasada ante el Congreso estadounidense y respondió preguntas de los legisladores acerca de la privacidad y seguridad de la información de los usuarios.
El mercado de bitcoin recibió mal estas noticias y el precio cayó por debajo de los 10,000 dólares durante la semana. No obstante, varios analistas coincidimos en que, al estar las “criptos” de nuevo en el foco de atención, puede haber un nuevo rally alcista y se refuerza la idea de que debe haber una regulación con estándares internacionales para operar este activo.
Contrario a lo que algunos piensan, la regulación es positiva y daría “formalidad” y legalidad a las criptos, lo que catapultaría su uso.

Con Libra pasa algo parecido, la simple noticia de su lanzamiento levantó las cejas entre las autoridades y ahora tienen bajo escrutinio el proyecto y sus implicaciones. Con un mercado potencial de 2,400 millones de usuarios de Facebook, la compañía puede hacer sombra a cualquier banco y cimbrar el sistema monetario global basado en el dólar.
Mientras que los políticos y economistas han estimulado por décadas el dinero barato, que ha formado una gran burbuja de deuda que algún día reventará, están preocupados por que la hegemonía del dólar (enfermo) sea desafiada.
Por supuesto hay muchas cuestiones regulatorias y de privacidad que tiene que resolver Facebook, pero si logra sacar adelante su proyecto Libra -y tarde o temprano lo hará-, será un gran salto cualitativo en el mundo de las criptomonedas, pues dejarían el nicho en el que se encuentran para llegar masivamente al público. No por nada las compañías de pagos electrónicos más grandes del mundo, Visa y Mastercard, están involucrados en la iniciativa. Aunque a los políticos les preocupe perder el control monetario, nadie se quiere quedar fuera de la jugada de las criptomonedas, y nosotros en Top Money Report, ciertamente tampoco. Lo mejor, está por venir. Estén pendientes de actualizaciones en nuestro canal privado de Telegram.