Cada vez más, el emprendimiento está asumiendo un papel destacado en la cultura y los negocios de hoy en día. Debido a la gran demanda, las organizaciones y las empresas  están enfocándose en la oferta cursos y eventos que tienen que ver con innovación y emprendimiento. Como lo fue el #HackBo que tuvo lugar días atrás, y que se viene realizando por segundo  año consecutivo, el Banco Fassil, Tigo, y Cainco son aliados estratégico de este encuentro de programadores y desarrolladores tecnológicos estudiantiles más grande del país, y es organizado por  los Clubes Ciencia Bolivia con el propósito de impulsar a la generación de soluciones a problemas actuales de nuestra sociedad, a través de la innovación tecnológica y la creatividad.

Esto nos mueve a decir que estamos ante una cultura en auge de emprendedores, financiadores e incubadoras de empresas que fomentan la innovación, está claro que el emprendimiento no es solo una tendencia, sino una carrera viable y en muchos sentidos una industria fundamental para los negocios futuros.

A pesar de este progreso y la amplia aceptación de la cultura del emprendimiento, existe una desconexión al reconocer el emprendimiento como una carrera profesional. ¿Cuántos padres dicen que sus hijos pequeños aspiran cuando crezcan a ser empresarios como su objetivo final?

Clásicamente, se piensa al emprendimiento como una fase intermedia cuando “todavía estás tratando de descubrir qué quieres hacer con tu vida”, en lugar de un destino profesional. Alternativamente, a veces puede verse como un título elegante para cuando está entre trabajos y no quiere decir que está desempleado.

Los padres se enorgullecen de que sus hijos sean médicos y abogados, pero aún no que sean emprendedores.  La realidad es que la sociedad necesita reconsiderar su definición de emprendedor. Si, un emprendedor es su propio jefe, es posible que no tenga un espacio de oficina tradicional o un horario de 8 am a 6 pm. Sin embargo, construyen negocios, crean innovaciones y están trabajando para resolver muchos de los problemas actuales de nuestro mundo. Los emprendedores son algunas de las personas más trabajadoras y creativas de la sociedad. Es una carrera viable y un destino, no una parada momentánea.

Si eres un emprendedor, siéntete orgulloso de tener este título y hacer honor a su nombre. porque estás liderando un cambio generacional que hace mucho tiempo deberíamos atravesar en todos los sectores y pasará algún tiempo antes de que todos puedan adoptar tú camino. No dejes que la resistencia te desanime de tus ambiciones.

Si usted es uno de los pocos empresarios que apoyan iniciativas de innovación y emprendimiento, invierte en talento, crea recursos, asesora y guía a innovadores que se atreven a crear sus propias trayectorias profesionales en la búsqueda de nuevas soluciones, continúe aportando luz al emprendimiento. Sus esfuerzos y tiempo son y serán muy apreciados por todos.

Para todos los demás, la próxima vez que alguien les diga que son emprendedores, tómense un tiempo para conocer sus pasiones y su aventura. Por lo menos, puede saborear el espíritu innovador y creativo que irradian estos líderes. Sin embargo, le advierto que tenga cuidado ya que su espíritu puede ser bastante contagioso.