Análisis de Guillermo Barba @memobarba para semanario financiero Santa Cruz Económico. FOTO: Guillermo Barba: licenciado en economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster en Economía de la Escuela Austríaca por la Universidad Rey Juan Carlos  (URJC) de Madrid, España. Es un profesional formado además en las teorías de la Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE, por sus siglas en inglés), fundada por el Prof. Antal Fékete. Fue alumno de prominentes pensadores “austríacos” como Jesús Huerta de Soto, Miguel Angel Alonso, Philipp Bagus y Juan Ramón Rallo. Es un férreo defensor de la libertad individual, de la propiedad privada, los mercados libres y el dinero honesto. Es promotor del patrón oro y de la monetización de la plata.

 

El pasado 18 de febrero Russia Today (RT) publicó un artículo llamado Oye, Reino Unido, no es sólo Venezuela, ¿qué pasó con el oro de Australia? en la que cuenta que Australia tiene 80 toneladas de oro almacenadas por el Banco de Inglaterra. No obstante, el regulador no le ha permitido hacer una auditoría para contabilizar todos los lingotes que dice poseer.
El Banco de Reserva de Australia (RBA) ha participado en el mercado de préstamos de oro en ocasiones, prestando casi todas sus tenencias de oro durante más de 30 años, según el regulador británico.
“Las razones reales por las que el Banco de Inglaterra no permite las auditorías correctas de las barras de oro es porque quiere un secreto total sobre los préstamos de oro y a dónde van, dijo Ronan Manly, analista de metales preciosos en BullionStar para RT.
En su blog de BullionStar, Manly dio una versión más amplia de sus respuestas al medio ruso y comentó cómo los bancos centrales cometieron el error de deshacerse de sus reservas hace 20 años.

“Hasta finales de 1996, el banco central australiano tenía cerca de 247 toneladas de oro, una cantidad considerable de oro en cualquier medida. Sin embargo, luego realizó una ola de ventas durante el primer semestre de 1997 y vendió 167 toneladas, quedando con el actual reclamado de 80 toneladas. Entonces, ¿por qué el RBA vendió este oro? En ese momento, las justificaciones usuales eran que las ganancias de las ventas de oro podían invertirse mejor en activos financieros y que otros países también estaban vendiendo oro en ese momento, incluidos Canadá, Países Bajos y Bélgica.”
Al parecer, ahora los bancos centrales son quienes quieren el oro de vuelta en sus bóvedas. De acuerdo con un reporte del Consejo Mundial del Oro, los bancos centrales compraron 651.5 toneladas de oro en 2018, 74% más que en el año anterior.

“Todos los bancos centrales que almacenan lingotes de oro en el Banco de Inglaterra ahora deben sentarse y tomar nota de que almacenar oro allá es un peligro para la riqueza, plagado de riesgos políticos y de confiscación”, advirtió Manly, y estamos de acuerdo en esta advertencia, que también debe tomar en cuenta el Banco de México que tiene almacenadas sus 120 toneladas de oro de las reservas, en Londres.
Dado que la Comisión de Cambios, que preside el secretario de Hacienda, es quien decide en materia cambiaria y sobre la administración de las reservas internacionales, el cambio de gobierno, con Carlos Urzúa como secretario, sería una buena oportunidad para darle un giro de 180 grados a la política de dejar el oro en manos extranjeras, y repatriarlo a México. ¿Lo hará el gobierno de López Obrador? Sería (por fin) algo de aplaudir.