En una conferencia de prensa, realizada en la ciudad de Tarija, la autoridad explicó que en los primeros ocho meses de 2019 la recaudación tributaria de MI, en los nueve departamentos del país, llegó a Bs24.112,6 millones, cifra superior en 5,5% a los Bs22.857,4 millones recaudados de enero a diciembre de 2018.

Este dato corresponde a la Recaudación a Agosto de 2019, que no incluye el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) ni el Impuesto Especial a los Hidrocarburos y sus Derivados MI (IEHD MI).

Cazón subrayó que las cifras de la recaudación tributaria a nivel nacional confirman que la economía de Bolivia sigue experimentando un crecimiento sostenido, sobre la base del movimiento económico generado en el Mercado Interno, más que en la exportación de materias primas.

Destacó además que a nivel nacional se incrementó el número de activos habilitados en el Padrón Nacional de Contribuyentes, que hasta diciembre del año pasado tenía 425.782 contribuyentes (activos) y que hasta agosto de 2019 creció a 448.729 contribuyentes (activos), con un crecimiento de 5,4%.

En el caso de Tarija, se registra un crecimiento en el Padrón de Contribuyentes de 4,9%, porque hasta diciembre del año pasado había registrados 32.087 contribuyentes (activos) y hasta agosto de este año, 33.673 contribuyentes (activos).

Pero lamentó que la recaudación tributaria de MI, en el departamento de Tarija, haya decrecido -8,8%; es decir que entre enero y diciembre de 2018 llegó a Bs436,4 millones y entre enero y agosto de 2019, a Bs397,9 millones.

El Gobierno Central observó en reiteradas oportunidades que la Gobernación de Tarija incumple el cronograma de desembolsos programados para los municipios tarijeños. Y que esa ineficiencia administrativa provoca que los municipios de ese departamento no puedan ejecutar la inversión pública programada, con el consiguiente efecto negativo para el crecimiento de la economía regional y la recaudación tributaria.

A ello se suma, el ineficiente manejo administrativo en Gobiernos Autónomos Municipales, como el de la ciudad de Tarija, que también frena la inversión pública, con los efectos negativos antes mencionados. 

“Lamentablemente —recalcó Cazón— hay problemas en la economía del departamento. Por ejemplo, en el sector de la construcción (…) que no ha recibido los pagos por las obras que ha construido en gestiones pasadas. No están pagándoles la Gobernación de Tarija y algunos municipios; por tanto, obviamente, la recaudación tributaria va bajando”. 

Por otra parte, el Presidente del SIN cuestionó que a través de las redes sociales de la Internet se trate de “generar una mala imagen de Impuestos Nacionales, que es totalmente equivocada: respecto a que en Bolivia la tributación es bastante alta, con términos como terrorismo tributario”.

“Eso no es evidente —afirmó Cazón—, eso es totalmente falso, porque la presión tributaria, tanto de la Aduana como de Impuestos Nacionales, en total llega en Bolivia al 17,7%; mientras que en Sudamérica el promedio llega a 17,3%; con países como Brasil, donde llega al 22,9%; en Venezuela, al 21%; en Uruguay, al 20,9%; en Trinidad y Tobago, a 19,1%; en Chile, al 17,9%; por lo que nuestro país estaría en el promedio”.