“La conflictividad alta que estamos viviendo en el mundo se da porque hay una disputa por el poder, de dos fuerzas que están coexistiendo en el planeta”, afirmó el destacado periodista Tuffí Aré, durante una charla organizada por el Círculo de la Unión, al referirse a quienes buscan concentrar el poder con autoritarismo y a quienes luchan por disminuir o fragmentar estos poderes concentrados.

Aré realizó un análisis de la actual situación que viven las sociedades en Bolivia y en el mundo y pronosticó que la conflictividad aún permanecerá por un plazo aún indefinido, en un contexto donde se observa que los liderazgos autoritarios están prosperando por encima de la democracia, con líderes que se definen como demócratas, pero que terminan teniendo un perfil autoritario.

La participación del director del programa Asuntos Centrales, Tuffí Aré, fue destacada por el público asistente a la conferencia organizada por el Círculo de la Unión, en el marco de su ciclo de charlas de especialistas, por su 90 aniversario. Se realzó el hecho de que la institución invite a exponer a reconocidos periodistas y de trayectoria, que conocen la realidad de lo que sucede en el día a día.

El expositor explicó que la democracia está en crisis porque no logró atender los requerimientos y las demandas de la sociedad en su conjunto, lo cual se profundizó con la pandemia. Señaló que hoy el autoritarismo se está basando en el populismo (representación del sector masivo), que siempre existió tanto en derecha como en izquierda, pero que ahora tiene dos nuevos elementos: la polarización (pugna por identidades) y la posverdad (relato mentiroso para sostenerse en el poder).

Como contexto de su exposición titulada “Bolivia: Lucha de poder en un mundo inestable e incierto”, Aré se refirió a los cambios vertiginosos que está sufriendo el mundo –con la revolución tecnológica digital, el cambio climático, la pandemia, entre otros– que están derivando en la lucha de poderes y en la generación de crisis, conflictividad e incertidumbre en las sociedades.

Indicó que se está viviendo una lucha de poderes entre sociedades cerradas y sociedades abiertas. Hizo referencia a las acciones bélicas vividas en Ucrania, las tensiones en Estados Unidos, China y Taiwán. Indicó que esta pugna por el poder de suprafuerzas también está incidiendo en Bolivia.

Aré señaló que en el país gran parte de los conflictos surgen por una lucha “por la silla”, donde en este momento existe una característica particular: la participación de dos políticos importantes e influyentes, como son Evo Morales y el actual presidente Luis Arce, que -hablando de elecciones- podría decirse que juntos son imbatibles, frente a una débil oposición con bajos niveles de aprobación.

De acuerdo al análisis del periodista, ambos candidatos hoy están en “modo candidato”, haciendo campaña política, mientras los líderes más visibles de la oposición están en “modo dispersión, fragmentación y aguante”, sin lograr conectarse.

“En ese sentido no se visibiliza en Bolivia la posibilidad de que haya cambio de la hegemonía política que ejerce el MAS (Movimiento al Socialismo), No hay señales, a medianos plazo, de que vaya a ocurrir un cambio a nivel de ejercicio de poder. Por supuesto que esto puede cambiar, pero por ahora no hay señales específicas de que esta hegemonía esté amenazada”, manifestó Aré.

En eso contexto vaticinó que la conflictividad será constante y que habrá momentos de tregua pasajeros. Sugirió, como conclusión, adaptarse a esta crisis y buscar el desprendimiento de las partes para encontrar la unión por el bien mayor, que es la patria.