El director de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), Carlos Aliaga, aclaró este martes que no se vulneran los derechos de la libre expresión del canal de televisión como aseguran sus trabajadores, y por el contrario, este operador televisivo no cumple con requisitos para su funcionamiento.

“La ATT no tiene competencias ni atribuciones para fiscalizar, regular supervisar o controlar contenidos, a nosotros no nos interesa como ATT que es lo que se dice, porque la libre expresión tiene que prevalecer. Lo que a nosotros nos interesa como ATT es que se cumplan con las normativas regulatorias establecidas por la normativa vigente”, dijo la autoridad.

Trabajadores de Abya Yala pidieron a la Defensoría del Pueblo que investigue la denuncia sobre la restricción al funcionamiento del canal por parte de la ATT, puesto que este medio no tuvo la autorización para ser parte de la grilla de señales de cable en la ciudad de La Paz, lo cual se constituiría en una vulneración a la libertad de expresión.

En este caso, la autoridad regulatoria indicó que el 20 de agosto de este año se emitió una nota a todos los operadores que prestan el servicio en grillas de empresas de tv cable en el cual se les indicó que cumplan con los requisitos establecidos en la normativa de telecomunicaciones.

Aliaga añadió que este operador pese a tener autorización de funcionamiento en la frecuencia social comunitaria también figura en la comercial, lo que le hace un operador “hibrido”.

Recordó que Abya Yala cuenta con ocho licencias obtenidas en las gestiones 2015, 2016 y 2017 de las cuales tres están en comercial para su funcionamiento en La Paz y cinco en social comunitario para operar en Tarija, Beni, Pando, Oruro y Cochabamba.

El director de la ATT dijo que este hecho irregular ya está en proceso de investigación interna para establecer la forma en la que accedió a las licencias Abya Yala.

Además, indicó que se identificó el incumplimiento de “una serie de obligaciones” y de una deuda al Estado que en su momento llegaba a los Bs 450.000 por parte del operador Abya Yala.

“En el caso específico de Abya Yala hemos evidenciado que en primer lugar este operador no ha presentado sus estados financieros en las gestiones 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018 y consecuentemente no ha pagado tasas de fiscalización y regulación (…) y tienen que cumplir y no han pagado en las gestiones 17, 18 y 19”, añadió Aliaga.

Para la obtención de la licencia de valor agregado, Aliaga afirmó que el operador de Abya Yala no cumplió en su totalidad y que solo cuenta con los requisitos legales, pero no así con los técnicos y económicos.

 

Fuente: ABI