Santa Cruz Económico intercambió ideas con el Ingeniero en petróleo Carlos Lambré Secretario Ejecutivo de OFEPHI Organización Federal de Estados productores de Hidrocarburos de Argentina.

Aquí un resumen de esa importante conversación con unos de los líderes argentinos en la industria de oil & gas:

 Carlos Lambré (CL):El MERCOSUR es una iniciativa muy importante que tratan de llevar adelante nuestros países, que buscan la integración regional tendiente a fortalecer y desarrollar las capacidades de cada uno de los participantes y que sin lugar a dudas requiere de una capacidad política y de negociación muy especial para lograr que estos proyectos resulten en una integración beneficiosa para todos.

Los proyectos destinados a la integración energética son fundamentales ya que son la base de todo el proceso de transformación industrial que necesita la región.

Por supuesto es un objetivo político regional no tan fácil de acordar ya que después de varios años de intentos aún no se han logrado establecer avances importantes que nos conviertan en un bloque capaz de resistir cualquier embate de las variantes que ocurren en el mundo.

Formamos un bloque en el cual aún predominan los intereses particulares de los distintos países que impiden el acuerdo que fije pautas a largo plazo y además estamos sujetos a las debilidades y problemas que cada uno de nuestros países acarrean y que dificultan esos consensos.

Planes de integración energética

CL:Los planes de integración energética deberían ser la base de futuros acuerdos que permitan lograr un mejor desarrollo industrial de nuestros productos y recursos lo que seguramente traerá como consecuencia un mejoramiento en la calidad de vida de esta parte de América Latina.

Uno de los aspectos importantes de colaboración es en el desarrollo de la infraestructura necesaria para la distribución de esa energía generada que será utilizada en los procesos industriales y en el mejoramiento de la calidad de vida de los distintos niveles sociales de nuestros habitantes.

Ello requiere de acuerdos políticos y regulaciones entre los distintos países y obras que permitan lograr esos objetivos.

Por supuesto, no es ni será una tarea fácil ya que en la actualidad todavía nuestros países, que hasta el momento no han logrado la integración ni han conseguido formar un bloque, capaz de resistir  estos vaivenes internacionales, resultan vulnerables y muestran debilidades ante fuerzas o acontecimientos externos, difíciles de controlar pero que afectan nuestras economías y generan inseguridad.

El gas sigue dominando la matríz energética de nuestros países

CL:  Cuando uno observa la matriz energética de nuestros países, vemos que en un 80% o más, dependemos de los hidrocarburos, son la base de la matriz y aunque en la actualidad la proporción ha variado del petróleo a una mayor utilización del gas pasarán muchos años hasta lograr que un pequeño porcentaje de la misma sea reemplazada por energías renovables,  principalmente porque la ecuación energética entre la energía utilizada para producirla versus la energía resultante, no tiene comparación con los hidrocarburos que a la vez permiten obtener diferentes y variados productos que son utilizados para mejorar nuestra calidad de vida y que usamos en nuestra vida diaria.

Los hidrocarburos son la mejor fuente de energía, la más económica, la que más rinde y si pretendemos modificar, aunque sea en pequeños porcentajes, en el tiempo nuestra matriz energética todos los países vecinos tienen la oportunidad y los recursos suficientes para complementarse no sólo en materia hidrocarburíferas sino también en el desarrollo de las energías renovables.

Argentina y sus perspectivas

CL:  En el aspecto energético Argentina está llevando a cabo una política de desarrollo e inversiones, tendientes a lograr incrementar el nivel de producción y reservas que nos permitan lograr el autoabastecimiento energético, con lo que ello significa desde el punto de vista económico y social.

En cuanto al gas la Argentina tiene acuerdos con Bolivia que se deben respetar y a la vez debe lograr que la actividad a través de inversiones le permita desarrollar y convertir los recursos que tiene en producción y riqueza.

De nada nos sirven los recursos si no los explotamos.

Estos acuerdos entre ambos países constituyen un mercado de mutua conveniencia y por lo tanto de gran utilidad para ambos países en el tiempo.

Con este objetivo de desarrollar nuestros recursos y crear trabajo y riqueza, se está poniendo especial énfasis en el desarrollo de la formación Vaca Muerta en la Cuenca Neuquina, que a la vez nos servirá, al resto, como piloto y curva de aprendizaje para el desarrollo de los recursos existentes en el resto de las cuencas productoras del país.

Este desarrollo de los hidrocarburos provenientes de formaciones no convencionales ha generado reacciones, principalmente, por falta de información en la mayoría de los casos y por ciertos intereses en otras.

Con el desarrollo de la actividad en el tiempo y de la información puesta al servicio de las comunidades donde se desarrolla la actividad estos conflictos se han ido superando aunque aún resta mucho por hacer.

Las provincias productoras llevan adelante audiencias públicas para debatir estos proyectos y evacuar las dudas que pudieran surgir en las comunidades con la finalidad de evitar conflictos y clarificar temas clave para el desarrollo de la industria.