La digitalización y el auge de la economía de las plataformas están cambiando rápidamente la forma en que las empresas hacen negocios. Para gestionar bien este cambio, se necesita un ecosistema empresarial sólido. El informe Perspectivas de competitividad de las pymes de este año explica cómo conseguirlo.

El informe combina análisis de datos, aportaciones académicas, opiniones de líderes reconocidos en el campo y estudios de caso, con el fin de guiar a los formuladores de políticas, las empresas y las instituciones de apoyo al comercio y la inversión en la construcción del ecosistema empresarial que necesitan las pequeñas para sumarse a la industria 4.0 y obtener beneficios de la misma.

 

Las tecnologías digitales están cambiando la manera de hacer negocios de las empresas. Las nuevas tecnologías permiten conectar a compradores y proveedores sin importar el lugar o el tipo de actividad, creando nuevas oportunidades para algunos y, al mismo tiempo, poniendo bajo presión a otros. No obstante, hay algo que está claro para todas las empresas: aquellas que no se adapten tendrán más dificultades para prosperar en la era digital.

Los formuladores de políticas a nivel nacional e internacional son conscientes de los desafíos que se avecinan. En 2017, el Grupo de las 20 principales economías organizó su primera reunión ministerial digital. El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, estableció un Panel de Alto Nivel sobre la Cooperación Digital en julio de 2018. Por su parte, organizaciones internacionales como la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC) han publicado o están preparando publicaciones importantes sobre la economía digital. Además, cada vez se presta más atención al papel de la mujer en la era digital, tal y como demuestra la puesta en marcha de iniciativas como la asociación Equals, que tiene por objeto reducir la brecha digital entre las mujeres y las niñas, o la propia iniciativa SheTrades del Centro de Comercio Internacional (ITC), que también apoya a las mujeres empresarias para que entren de lleno en el universo digital. En el ITC, estamos especialmente interesados en comprender cómo afectan estos cambios a las pequeñas y medianas empresas (pymes), de acuerdo con nuestro mandato de ayudar a estas empresas a ser más competitivas.

En esta cuarta edición anual del informe Perspectivas de competitividad de las pymes se observa que, para prosperar en la era digital, las pymes necesitan un ecosistema sólido en el que existan instituciones que proporcionan apoyo empresarial y formación profesional. El ITC se centra en las pymes porque constituyen la columna vertebral de cualquier economía, ya que representan más del 90% de las empresas y más del 70% del empleo en la mayoría de los países. Si las pymes siguen desconectadas de las nuevas tecnologías, es casi seguro que los beneficios de los cambios no se repartirán de manera generalizada entre la población. Por si fuera poco, la naturaleza de las nuevas tecnologías puede dar lugar a la aparición de unos cuantos actores con una posición más dominante, lo que provocaría alteraciones en el mercado que podrían perjudicar tanto a los consumidores como a las pequeñas empresas. La creación de un ecosistema que permita a las pymes asumir este cambio tecnológico es, por tanto, fundamental para el crecimiento inclusivo y el fomento de mercados competitivos. En este informe, nos centramos en tres actores del ecosistema empresarial que son clave para asegurar que las pymes puedan adaptarse con éxito a la era digital:

  •  Las Organizaciones de Promoción del Comercio y la Inversión (OPCI), y cómo pueden servir eficazmente a las “pequeñas” empresas en la era de los macrodatos, mundialmente conocidos como “big data”.

 

  • Los proveedores de educación y formación, y su importancia para preparar a las pymes para la era digital.

 

  • Los proveedores de infraestructuras de calidad, y su papel a la hora de garantizar confianza y la interoperabilidad entre productos digitales, así como de facilitar privacidad y seguridad.

El informe Perspectivas de competitividad de las pymes 2018 insta a estos actores a que se conviertan en “revolucionarios prudentes”, adopten la tecnología y hagan uso de los datos, estén abiertos a nuevas oportunidades de innovación y asociación, y midan los riesgos ante la novedad. Las Organizaciones de Promoción del Comercio y la Inversión son uno de los grupos clave para el ITC; garantizar que estén equipadas para la era digital es una prioridad principal de este informe. El éxito de la promoción del comercio y la inversión depende del acceso a información sobre los mercados objetivo que esté adaptada a las necesidades de los posibles exportadores o inversores. Esta información, tradicionalmente proporcionada por estas organizaciones, está ahora también disponible en las plataformas digitales, lo que les obliga a tener que adaptar su cartera de servicios a la nueva realidad empresarial.

En trabajos de investigación realizados anteriormente por el ITC y la Universidad de Ginebra, se ha descubierto que el aumento del presupuesto de estas organizaciones contribuye al crecimiento de las exportaciones. Las conclusiones del ITC presentadas en este informe muestran que concentrar una mayor proporción de los presupuestos destinados a la promoción del comercio en los nuevos exportadores tiende a aumentar el número de empresas dedicadas a la exportación.

Más concretamente, un aumento del 10% en la proporción del gasto de promoción comercial en nuevos exportadores (con presupuestos constantes) conduce a un aumento del 4,6% en el número de exportadores por destino. Esto implica que adaptar el tipo de apoyo que se ofrece es importante. Las nuevas tecnologías y las plataformas digitales tienen el potencial de cambiar la forma en que las empresas acceden a información de mercado adaptada. Asimismo, pueden transformar profundamente las actividades de promoción del comercio y la inversión y, de esta manera, facilitar una orientación más eficaz. Con todo, los macrodatos se utilizan más fácilmente para ayudar a los grandes actores que disponen de altos recursos. Este informe analiza lo que las Organizaciones de Promoción del Comercio y la Inversión pueden hacer para que los macrodatos también sean útiles para las pequeñas empresas.

Para que las pymes puedan utilizar las tecnologías digitales en pro de la internacionalización, deben estar conectadas a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y a la infraestructura de transporte. Esto continúa siendo todo un reto, especialmente en las zonas remotas. En la actualidad, alrededor de 1.000 millones de personas en los países de ingresos bajos viven a más de 2 km de una carretera transitable todo el año. Cerca de la mitad de la población mundial (unas 3.900 millones de personas, de las cuales el 90% se encuentra en países en desarrollo) no utiliza Internet.

Las nuevas tecnologías tienen ahora el potencial de reducir los costes de infraestructura. Sin embargo, siguen existiendo problemas de siempre, como las deficiencias en las infraestructuras físicas y las cuestiones de conectividad. Es precisamente en este ámbito donde las asociaciones público-privadas necesitan encontrar formas de compartir costos y responsabilidades.

Como organización internacional de apoyo a las pymes, el propio ITC desempeña un papel crucial en el ecosistema empresarial descrito en el presente informe. Nos tomamos en serio el reto digital, evaluando constantemente nuestro propio uso de soluciones digitales y actualizando nuestra cartera de servicios. El cambio tecnológico desempeñará un papel fundamental en la edición de 2018 de la Conferencia Mundial de Organizaciones de Promoción del Comercio (WTPO) del ITC, que tendrá lugar en París en octubre y se centrará en el tema “Ecosistemas de Comercio e Inversión: Cumpliendo para el Crecimiento”.

De este modo, el ITC pretende contribuir a la creación de ecosistemas empresariales sólidos que serán clave para garantizar que el cambio tecnológico contribuya a un bienestar mayor y más equitativo, en lugar de provocar desorden social. Aquí, el ITC, siempre a la vanguardia, también se posiciona como un “revolucionario prudente”, a fin de mantenerse al tanto de los cambios y ofrecer soluciones innovadoras a nuestros clientes.