“La generación de recursos a partir de la nacionalización de los hidrocarburos, la creación de empresas estratégicas y la buena administración de la economía han permitido desarrollar obras viales de gran magnitud. No solo se ha invertido en infraestructura estratégica sino también en el área social”, puntualizó el presidente ejecutivo de la ABC, Vladimir Sánchez.

Sánchez señaló que los recursos generados por las fuentes estatales permitieron construir más infraestructura vial en el país a comparación de lo que se hizo en gestiones de gobierno anteriores al 2005.

“Antes del 2005, se construyó en el país un total de 1.098 kilómetros de carreteras asfaltadas, con una inversión de 1.035 millones de dólares. Esa cantidad de kilómetros construidos fue superada cinco veces en la actual gestión. De 2006 al 2018, se han construido y entregado más 5.300 kilómetros de carreteras pavimentadas, con una inversión que sobrepasa los 7.300 millones de dólares”, precisó.

Sánchez afirmó que a la cantidad de kilómetros construidos hay que añadirle otros 3.000 kilómetros que están en este momento en fase de construcción y reconstrucción en toda la Red Vial Fundamental (RVF) de Bolivia.

Este trabajo, dijo responde a la política de articulación del territorio nacional que tiene el Estado a través de carreteras, de sur a norte y de este a oeste, integrando la Amazonía con los valles, el altiplano y el chaco. “Es el sueño que el Presidente Evo Morales tuvo cuando empezó, sueño que se ha ido materializando en la práctica”, agregó.

Sánchez señaló que se está construyendo una RVF para unir La Paz, Beni con Pando. Recientemente se ha entregado el puente Peña Amarilla (480 metros) que une los departamentos de Pando y Beni y el puente de Integración San Buenaventura – Rurrenabaque (374 metros) que vincula Beni con el norte de La Paz. Y está en construcción el puente Madre de Dios (601 metros) y la carretera Rurrenabaque – Riberalta (508 km) que fortalecerá el Corredor Amazónico hacia el norte del país.

Mencionó que el presidente Evo Morales recientemente entregó la carretera Puerto Ganadero – San Ignacio de Moxos (60 km) que convertirá a la capital mojeña en un importante polo de integración y desarrollo, porque permitirá comercializar la producción de alimentos del altiplano y los valles hacia suelo beniano y, viceversa, tomando en cuenta que la provincia Moxos es una zona ganadera.

En el eje central carretero se destaca, entre otras obras, la ejecución de dobles vías en eje central del país, como La Paz – Oruro (203Km); y hacia el lago Titicaca, Río Seco – Huarina y Achacachi (73,79km). La ABC entregó la autopista que une las ciudades de La Paz y El Alto (10,46km), con todos los dispositivos de seguridad y comodidad para los más de 45 mil vehículos, públicos y particulares, que transitan diariamente por esta vía moderna.

En Cochabamba se han entregado las dobles vías Quillacollo – Suticollo y Sacaba – Chiñata y en Santa Cruz, se entregó la doble vía Santa Cruz – Cotoca. En el eje central están en construcción varias otras dobles vías que consolidarán el corredor bioceánico, como la doble vía en El Sillar y todos los proyectos desde el Trópico de Cochabamba hasta Santa Cruz, como la doble vía Santa Cruz – Warnes o Montero – Yapacani -Ichilo.

Entre otras obras se destaca el puente Banegas (Santa Cruz) con más de 1.440 metros de longitud se convierte en uno de los más largos de Bolivia, coadyuvando al comercio de productos del Norte Integrado y productivo cruceño por el corredor bioceánico.

Se ha concluido la Diagonal Jaime Mendoza desde Oruro, hasta Sucre, pasando por el Norte de Potosí. Solo resta concluir Zudáñez – Padilla (68 km); Muyupampa – Ipati (45 km) y el túnel de Incahuasi (1.260 metros). En Potosí se prevé entregar la carretera Uyuni –Atocha- Tupiza (188 km).