La información la brindó el representante legal de la empresa, Luis Fernando Jaramillo, quien señaló que durante el proceso de contratación para la provisión de software especializado que permitiría la implementación del Sistema Integral de Pensiones de Bolivia, la firma a la que representa siempre actuó correctamente y enmarcada en la legalidad,

Explicó que el documento notariado de intensión de resolución de contrato que recibió de parte de la Gestora, indica textualmente como causales: “como consecuencia de caso fortuito (conmociones civiles, paros cívicos y bloqueos) producidos durante los meses de octubre y noviembre de la presente gestión en Bolivia”, precautelando los intereses del Estado; Dicho documento no menciona o refiere posibles irregularidades de la empresa colombiana.

Aclaración

“La Gestora no puso en conocimiento de nuestra empresa los fundamentos ni supuestas observaciones que originaron dichas causales, las que bajo ningún sentido son y podrían ser atribuibles al proveedor. Esto además lo confirma la información verbal que recibimos de la Gestora Pública en la última reunión, sostenida en La Paz el 23 de diciembre del presente año, en la que –sin mostrarnos los resultados– nos explicaron que la auditoría realizada por el Ministerio de Economía de Bolivia al proceso de contratación mostraba que las observaciones recaían única y exclusivamente en la responsabilidad interna de la Gestora Pública, no así en la empresa Heinsohn”, reveló Jaramillo.

En el contrato suscrito no existen indicios de incumplimiento, ni vicios legales por parte de la contratista, insistió el ejecutivo de la firma colombiana.

El pasado 23 de octubre la Gestora Pública suscribió el contrato con Heinsohn por USD 10,9 millones, luego de adjudicarse la invitación directa realizada por la entidad pública. Posteriormente esta decidió unilateralmente suspender temporalmente el acuerdo mientras se realizaba una auditoría al proceso de contratación.

Antes de vencerse el límite de suspensión temporal establecido en el documento contractual, los ejecutivos de la Gestora comunicaron a la contratista – en una reunión sostenida en La Paz el 23 de diciembre – la intensión de resolver el contrato, lo cual fue confirmado el 27 del mismo a través de una notificación oficial enviada a la empresa colombiana.

Ante esta decisión, Jaramillo aclara que, en sus 42 años de existencia, Heinsohn, ni sus socios, ni sus empleados han estado ni están incursos en procesos por corrupción o similares en los países donde han desarrollado y desarrollan proyectos. Sostiene que la compañía tiene  alta trayectoria en Colombia, donde suscribe con sus clientes acuerdos anticorrupción y goza de una alta reputación local e internacional.

El ejecutivo de la empresa manifiesta que Heinsohn hará prevalecer sus derechos, intereses e imagen institucional en cualquier foro y jurisdicción que así sea requerido.

La empresa

Heinsohn es una empresa de producción de software colombiana que ya tiene más de cuatro décadas de existencia y 26 años de conocimiento en el negocio de las pensiones de la región; desarrolló proyectos de este ámbito en países como Colombia, Argentina, Perú, Uruguay, El Salvador, Bolivia, incluidos trabajos de migración y fusión de información de entidades con gran cantidad de datos.

Es una compañía que mejora continuamente y que, como garantía para sus clientes, certifica sus procesos en marcos de calidad reconocidos a nivel internacional como ISO 9001 y CMMI, habiendo obtenido en ésta última el Nivel 5,  el más alto, tanto en desarrollo de software como en servicios. Cuenta con un equipo de trabajo altamente calificado con conocimiento técnico, funcional y de metodologías para desarrollo y gestión de proyectos.

Durante la historia de Heinsohn, la firma está siempre a la vanguardia en la implementación de tecnologías de punta y mejores prácticas de mercado. Tiene importante trayectoria en Colombia, donde ha suscrito con sus clientes acuerdos anticorrupción y goza de una alta reputación local e internacional.

Actualmente en el sistema previsional colombiano, con el software construido y soportado por Heinsohn, se administran operaciones de 11 millones de afiliados y se administra el portafolio de inversión más grande de ese país, de aproximadamente USD 30 Billones. Las soluciones de esta empresa atienden el 80% del mercado de custodios en Colombia.