Desde antes de la campaña y en su función de senador, el hoy candidato presidencial Óscar Ortiz viene advirtiendo sobre el empeoramiento de las condiciones macroeconómicas bajo la administración de Evo Morales.

Fitch Ratings ratificó la calificación de incumplimiento de emisor (IDR) en moneda extranjera a largo plazo de Bolivia en ‘BB-‘ y revisó su perspectiva desde estable a negativo.

La revisión de la perspectiva a negativa de Bolivia refleja la creciente vulnerabilidad macroeconómica que presenta la rápida erosión de las reservas externas y fiscales, impulsada en parte por los desarrollos adversos y las incertidumbres futuras en el sector del gas, una fuente clave del comercio exteriory los ingresos fiscales”, revela el informe de Fitch Ratings del 20 de junio.

Asimismo, observa que los altos déficits gemelos no han disminuido como Fitch proyectó anteriormente a pesar de la mejora de los términos de intercambio, debido a un impacto en los volúmenes de exportación de gas que pueden no ser de naturaleza transitoria, y las políticas que alimentan la firme demanda interna.