El secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Aurelio Pesoa, destacó el miércoles el diálogo que sostuvo con la canciller, Karen Longaric, en representación del Gobierno nacional, que mantiene su corriente provida.
“El diálogo es bueno, creo que como dice el refrán hablando se entiende y creo que hemos recibido las explicaciones y la aclaración que necesitábamos para tener una posición más clara respecto a la vida, que tiene este Gobierno (…), hay un comunicado que ha emergido desde la Cancillería en donde manifiestan muy claramente que siguen siendo provida”, manifestó.

Pesoa se reunió con la Jefa de la Diplomacia boliviana, en un encuentro donde también participaron secretario general Adjunto de la CEB, José Fuentes, y el director del Seminario San Jerónimo, Diego Pla.

Ese encuentro tuvo como tema central analizar el Comunicado de Prensa Conjunto ‘Proteger la salud y los derechos sexuales y reproductivos y promover una respuesta que tenga en cuenta el género en la crisis del COVID-19’, cuyo contenido fue distorsionado por algunos sectores.

El representante religioso agradeció la explicación de Longaric sobre a un tema que preocupa bastante a l Iglesia, respecto al respeto a la vida desde la concepción.

“Ha sido muy serena nuestra conversación y creo que se clarifican muchas cosas que nosotros pues nos ayuda a seguir caminando como iglesia que defiende la vida desde la concepción hasta el final”, manifestó.

Aclaró que con esa explicación quedó claro que la adhesión de una institución “no significa tomar postura”.

En días pasados, la Cancillería rechazó las “interpretaciones engañosas” que pretenden mostrar como un intento de “promoción del aborto” a una declaración suscrita, entre varios países, para la protección de la salud, los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas, durante la crisis por el coronavirus, pues el documento “coincide” con los derechos fundamentales y las garantías establecidas en la Constitución Política del Estado.