En un extenso mensaje público el exvicepresidente de la República, Víctor Hugo Cárdenas, exigió al gobierno informe pormenorizado de los costos del pleito sostenido entre Bolivia y Chile en la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, Holanda.

Éste el contenido de la nota:

Hace ocho años, Evo Morales y su gobierno despertaron una ilusión: recuperar nuestra salida marítima mediante un juicio contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia. La demanda fue presentada el 2013 y, según  sus autores, con los argumentos suficientes para demostrar que Chile tenía la obligación jurídica de negociar con Bolivia una salida soberana al mar. Esos argumentos fueron sustentados por quienes viajaron a La Haya. (Véanlos, aquí están).

Además, fueron contratados expertos internacionales y desataron una campaña nacional e internacional.

El 1 de octubre del año pasado, en algo más de una hora, la CIJ dictaminó el rechazo total a cada uno de los ocho argumentos bolivianos. Los jueces votaron 12 contra 3. ¡El mayor bochorno y la mayor humillación de la historia del país!

No es suficiente consuelo haber llevado a Chile al banquillo internacional, el reconocimiento de la CIJ a nuestro nacimiento con acceso al mar, la existencia de asuntos pendientes a pesar del Tratado de 1904 ni la posibilidad de diálogo con Chile.

Ya van seis meses de esa derrota dolorosa y a los Héroes de La Haya no les da la gana de rendir cuentas al país. Les hemos exigido desde el 1ro de octubre, no sólo ahora por el interés electoral. En su lugar de rendir cuentas, se callaron y para disimularlo se lanzaron a una campaña electoral adelantada y apresurada, sospechosa y nada competitiva.

Es más. El mismo equipo que nos llevó al fracaso de La Haya, ahora encara la demanda sobre el Silala. Si no hay rendición de cuentas, si se mantiene el mismo equipo y si no hay coordinación con la oposición, ¿no estamos frente a la Crónica de un Fracaso Anunciado?

Exijo a ud, presidente Morales, este 23 de marzo es su última oportunidad para rendir cuentas al país. No hay otro asunto más importante que aclarar al país las causas técnicas, jurídicas, diplomáticas, políticas, mediáticas y económicas del bochorno internacional más grande de Bolivia.  Su discurso debe ser de rendición de cuentas del fracaso de La Haya, no de letanías históricas ni palabras voluntaristas.

¿Por qué el cambio repentino del enfoque multilateral tradicional al bilateral con la Presidenta Bachelet?

¿Por qué avanzó en opciones de canje territorial?

¿Por qué no se incorporó a expertos bolivianos en derecho internacional al equipo jurídico?

¿Cuáles fueron los aportes teóricos, técnicos y jurídicos de los expertos internacionales?

¿Cuáles fueron las debilidades e inconsistencias teóricas y jurídicas de los ocho argumentos bolivianos?

¿Por qué el gobierno de Evo Morales se aisló de los países amigos mientras que Chile ganaba más adeptos entre ellos?

¿A cuánto asciende los gastos económicos de esta demanda? Nadie cree que hayamos gastado sólo $us 14 millones.

¿Por qué la delegación boliviana fue tan frondosa si días antes, en los corrillos diplomáticos, se sabía la noticia adversa a Bolivia?

Si no rinde cuentas, usted habrá confirmado la hipótesis de que usó el tema del mar como venganza por la incautación de un cargamento de drogas en Chile, días antes del anuncio de la demanda ante La Haya y que, además, usted usó el tema marítimo con fines electoralistas y personalistas.

No desaproveche esta oportunidad. No se burle más de los bolivianos. Si quiere que le apoyemos en el tema Silala, rinda cuentas. Es obligación de todo funcionario público, mucho más de los gobernantes.

¡Tiene usted la palabra!

Video: