Oscar Urenda, secretario de Salud de la Gobernación,  indicó  respecto a la muerte de un bebe prematuro en el hospital de la Mujer, que es un caso inevitable, porque en la mayoría de los casos existe un 20% de probabilidades vida. “El niño ha muerto por su inmaduridad, tenía un pulmón que no se desarrolló a tiempo”, dijo al indicar que se hace lo que se puede con el poco personal  que se trabaja, dado que el Gobierno nacional es el responsable de dotar ítems a los hospitales, una deuda histórica de hace más de 10 años.

Para fortalecer los hospitales de tercer nivel, la Gobernación ha entregado  1840 ítems salud en ciudad y alrededor de 400 ítems en provincias. Los ítems que paga el gobierno departamental, le significa una inversión de 150 millones de bolivianos,  monto que debería ser destinado para otros proyectos y sin embargo terminamos pagando personal de salud siendo que no es nuestra competencia.

Urenda, sostuvo que la falta de personal en comparación de la cantidad de pacientes es un problema que lleva años en el sistema de salud público, no solo en el departamento, sino en todo el país.