Gill invertirá $us 250 MM en Bolivia y analiza participaren Puerto Busch

El magnate que tiene negocios en Venezuela y Paraguay ha decidido apostar fuerte en Bolivia. Anticipa el fortalecimiento de su diario La Razón y las ferroviarias Oriental y Andina.

El sueño del millonario hombre de negocios de Paraguay, Carlos Gill Ramírez se va haciendo realidad. Con sus empresas ferroviarias Oriental y Andina está casi lista la integración del Pacífico con el Atlántico y ahora mira Puerto Busch para sellar una de sus mejores plataformas de negocios. Adicionalmente, planea abrir en Rosario, Argentina, un puerto granelero de uso exclusivo para Bolivia y proyecta fortalecer su portafolio de inversiones en Bolivia en el Teleférico y su diario La Razón. Las inversiones ascenderán a $us 250 millones en los próximos cuatro años.

El Grupo de Gill que está dividido en seis grandes áreas: industrial, logística, representaciones comerciales, comercio y franquicias, medios de comunicación y, por último, construcción invitó hace dos semanas a 14 periodistas de Bolivia a Asunción (Paraguay) entre ellos Money.com.bo y Santa Cruz Económico, en la que mostró su planta de Pinturas Montana y en la que aclaró dudas sobre su relación con el Gobierno boliviano y sus negocios que tiene en el país. En una síntesis afirmó que el Grupo tiene a Ferroviaria Oriental, Ferroviaria Andina, la constructora Cotienne, OCM Trading, los diarios La Razón y Extra, Tiendas Montana (pinturas y sanitarios) y la Sociedad Administradora de Puertos Continental (Sapcon), que opera la terminal de granos y aceites de Puerto Aguirre. Asimismo, tienen participación en un fondo de inversiones en el sector ganadero.
Cuando el reloj marcaba las 10:20, Gill recibió a la comitiva en sus instalaciones de la fábrica de pintura. Tras unos minutos de presentación a cada uno de los invitados, el próspero empresario junto a altos ejecutivos de su Grupo comenzó la charla con humor y a la vez cuestionó a algunos medios que especulan sobre su procedencia y sus inversiones en Bolivia. Dejó en claro que es un hombre de negocios y que no mezcla sus actividades con la política ni con los gobiernos. “De todos los países en los que he trabajado, Bolivia es la nación más progresista. No soy fantasma, tengo un hijo en cada empresa, Carlos trabaja en Paraguay,
César en República Dominicana, Enrique vive en Venezuela y yo vivo en España. Tengo las puertas abiertas, pero prefiero el bajo perfil”, afirmó Gill al tiempo de comenzar a explicar sus inversiones en cada una de sus empresas.

Fábrica de pinturas Montana

En la localidad Ypané, pueblo distante a más de 20 km de Asunción, el acaudalado inversionista destinó $us 20 millones para construir su planta de pinturas que fabrica varias marcas, entre ellas su línea Montana. En Santa Cruz tiene la franquicia el empresario Fernando Tuma. Alista dos tiendas en la capital oriental y otra en Cochabamba.

La Razón

Una de sus principales inversiones en el corto plazo será en su periódico La Razón. Prevé construir un moderno edificio en Santa Cruz y fortalecerlo con alta tecnología y hacer énfasis en lo digital, así lo reveló en una cena con nuestro medio al tiempo de pedirnos que no insistamos en detalles pues se trata de una estrategia corporativa y que será dada a conocer próximamente.

El tren bioceánico

El poderoso Grupo privado tiene participación mayoritaria en las empresas de ferrocarriles Oriental y Andina. Por tal razón pretende la expansión de las rutas con el objetivo de consolidar el proyecto del tren bioceánico. “Adquirimos el control de una compañía bastante destruida, bastante descuidada que nos llevaba un millón de toneladas, solamente era un tren soyero, no hacía ningún otro tipo de transporte, sino solamente soya. Y hoy en día la soya se invirtió en un 33% de nuestra carga, ya que estamos totalmente diversificados”, apuntó Gill, al referirse a la actividad de Ferroviaria Oriental, que junto con la Andina
son los dos polos de transporte llamados a permitir el flujo de mercancías del Atlántico hacia el Pacífico, y viceversa.

Precisamente se adquirió tres locomotoras nuevas para Ferroviaria Andina y es la primera vez que en Bolivia se usa tecnología suiza para las montañas. Van a empezar a llegar en febrero y terminan en abril de 2019. Puerto

Rosario y Puerto Busch

Gill tiene proyectado entregar en un par de años el Puerto General San Martín, ubicado en la provincia argentina de Rosario. En la zona, el grupo empresarial adquirió un predio que se convertirá en el puerto exclusivo de granos bolivianos, que en la actualidad es exportado con dificultades, al no tener prioridad en el almacenaje y transporte. El ambicioso proyecto está en marcha y la firma que lo lleva a cabo anunció que destinará al menos 100 millones de dólares para que el puerto esté listo para ser utilizado por Bolivia. Consultado sobre Puerto Busch dijo: “Lo hemos analizado y lo seguimos analizando. Hay inversionistas europeos interesados en todo lo que es logística en Bolivia. Con Ferroviaria Oriental nosotros gastamos mucho tiempo y plata en Puerto Busch y Mutún. Será realidad algún día la explotación completa y el desarrollo de la siderurgia”.

Construcciones y franquicias

El empresario también tiene planeado realizar inversiones en Santa Cruz de la Sierra. Sobre la avenida Cristo Redentor, entre el cuarto y quinto anillo, construirá un edificio de departamentos sobre 30.000 metros cuadrados, diseñados para calificar dentro del crédito de vivienda de interés social, que también reunirá áreas comerciales y de oficinas. La firma que es parte del conglomerado empresarial de Gill dedicada al negocio inmobiliario recibe el nombre de OCM Trading y entre sus trabajos figura un condominio cerrado, también en Santa Cruz de la Sierra, donde se construyó 100 casas, también para financiamiento social. En lo que especta a las inversiones que tienen que ver con las representaciones comerciales, comercio y franquicias, Carlos Gill es dueño de Wendy’s, una emblemática compañía estadounidense de comida rápida. Anunció que el próximo año tiene planeado inaugurar la primera franquicia de Wendy’s en Bolivia. Agregó que también presta servicios a la Minera San Cristobal, Manquiri y Comibol.

Cotienne y Doppelmayr

En Bolivia también tiene participación en la construcción de la red de teleféricos de La Paz. Através de su compañía Cotienne, Gill es subcontratista de la firma austríaca Doppelmayr, con la que ejecutó la construcción de la red de transporte masivo de Mi Teleférico. Asimismo, Cotienne se adjudicó otras obras de construcción en el sector petrolero boliviano, experiencia que le valió para trabajar con Doppelmayr.