Al mes de agosto de 2018, las ventas externas de lácteos se redujeron 35 %, en tanto las importaciones crecieron 8 % comparado con enero-agosto de 2017, señaló el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con datos del INE.

De enero a agosto, Bolivia exportó 10 millones de dólares e importó 13 millones, lo que deja un saldo comercial parcial negativo de 3 millones de dólares.

El 97 % de los productos exportados por Bolivia fue leche en polvo y el resto mantequilla; mientras que el país importó leche evaporada (32 %), leche en polvo (24 %), queso (15 %), leche condensada (14%), leche líquida (7 %) y un resto no especificado de 8 %.

MERCADO ANDINO

Las exportaciones de productos lácteos bolivianos se dirigieron a la Comunidad Andina. Mientras que Bolivia se abasteció de lácteos principalmente de países de la región como Perú y Uruguay.

Durante 2010 y 2017, las exportaciones de productos lácteos sumaron 259 millones de dólares, contra 154 millones en importación de dichos productos, dejando un saldo positivo de 65 millones para Bolivia.

PIL ANDINA

Después de dos años de pérdidas por aproximadamente 30 millones de dólares, la empresa PIL Andina espera salir de las cifras en rojo este año y marcar utilidades. Sin embargo y a pesar de la coyuntura internacional desfavorable, la industria de lácteos y derivados se comprometió a incrementar su producción para llegar a 1.500 millones de litros año el 2025.

Según José Eduardo Serrate, vicepresidente de Fedeple, organización privada de productores de lácteos en Santa Cruz, en Bolivia el consumo por persona es de 62 litros al año, que es menos de un tercio de lo que consume Argentina y otros países de la región.

Los planes de PIL Andina están en relación a que se incremente el consumo interno en Bolivia.

La información fue proporcionada por el subgerente de PIL Andina, Javier Basta, quien señaló que actualmente la producción anual de leche en Bolivia llega a 550 millones de litros y la proyección es llegar a los 1.500 millones de litros. “El consumo per cápita de leche en Bolivia es uno de los más bajos de la región; los índices de los países vecinos oscilan por los 220, 180, 160 litros per cápita anual, cuando en Bolivia está en 62 litros”, indicó.

Fuente: El Diario