Los vehículos no están preparados para el etanol, necesitan otro tipo de partes, por lo tanto se va a necesitar otro tipo de tecnología. No sería nada raro que comience a dañar al parque automotor boliviano.

El etanol tiene cierta cantidad de agua y eso afecta a las partes de los vehículos, se va a generar mayores componentes de plástico para que sean menos afectados.

Esta mezcla de gasolina con agua afectará directamente al motor y si el motor se daña el impacto será a todo el vehículo.

Con esta medida de los biocombustibles el Gobierno pretende sustituir la gasolina de bajo octanaje y busca darle mayor utilidad al etanol para evitar la compra de gas común.

Hay que ver qué problemas han tenido los otros países con el uso del etanol, pero eso puede variar de acuerdo al parque automotor, a la calidad del producto y al porcentaje de agua.

Hay que revisar el proceso que se realiza al unir gasolina con etanol, si las plantas del país son adecuadas y si lo hacen bien, porque eso va tener incidencia si es que no se cuenta con las plantas adecuadas para efectuar esta mezcla.

Fuente: Los Tiempos