En su reciente disertación ante la Cámara Nacional de Industria el exministro Horst Grebe twitter:@horst_grebe se refirió a los posibles efectos de la devaluación en Argentina en la industria boliviana.

Entre los efectos que señaló Grebe destacan la demora en la factura del pago de gas a Bolivia, el congelamiento de la construcción del gasoducto del noreste con conexión a Bolivia, el incremento de importaciones de bienes de consumo (vino, alimentos y bebidas entre otros) de Argentina por vía legal e ilegal (contrabando), un posible descenso de las remesas de residentes bolivianos en Argentina y un probable impacto sobre las exportaciones bolivianas como banano, palmito y similares.

Grebe sugirió que en Bolivia en el corto plazo no es recomendable devaluar, sino modificar la política cambiaria, además de utilizar la política arancelaria. Según señaló se requiere la institucionalidad de entidades relacionadas al comercio exterior como la Aduana.

En el mediano plazo, Grebe recomendó finalmente garantizar la venta de gas a Argentina, mientras que en el largo plazo sugirió impulsar la cooperación biregional y los acuerdos como el Mercosur y la CAN.

Fuente:  CNI