Análisis de Guillermo Barba @memobarba para semanario financiero Santa Cruz Económico. FOTO: Guillermo Barba: licenciado en economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster en Economía de la Escuela Austríaca por la Universidad Rey Juan Carlos  (URJC) de Madrid, España. Es un profesional formado además en las teorías de la Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE, por sus siglas en inglés), fundada por el Prof. Antal Fékete. Fue alumno de prominentes pensadores “austríacos” como Jesús Huerta de Soto, Miguel Angel Alonso, Philipp Bagus y Juan Ramón Rallo. Es un férreo defensor de la libertad individual, de la propiedad privada, los mercados libres y el dinero honesto. Es promotor del patrón oro y de la monetización de la plata.

En el inicio del año, las monedas de economías emergentes se han estado fortaleciendo, en especial el peso mexicano, que ha llegado a estar ya por debajo de las 19 unidades del dólar, como lo anticipamos para ustedes en Top Money Report. Para ver el precio objetivo no se olvide de revisar la sección de análisis técnico al final de este reporte.
Inclusive el presidente López Obrador presume la apreciación del peso, como si fuera un “logro” de su gobierno, así como Donald Trump alardeaba de los niveles récord del S&P 500 y el Dow Jones al inicio de su mandato.
Pero lo cierto es que hay varios factores externos que han propiciado el debilitamiento del billete verde y no porque la economía de algún país lo esté haciendo ‘mejor’, sino porque ahora Estados Unidos tiene perspectivas peores para este año.

Primero están los temores de recesión, ya sea a finales de 2019 o ya entrados en 2020. En artículos anteriores ya hemos hablado de varias señales de una recesión que se aproxima, y aquí va una más: la Reserva Federal (Fed) de Nueva York estimó a principios de enero un 21.4% de probabilidades de que la economía estadounidense caiga en recesión en los próximos 12 meses. Para poner este dato en contexto, históricamente (como se puede ver en la gráfica) este indicador de la Fed ha necesitado solamente 30% de probabilidades para confirmar la caída de la economía.

Por otro lado, está la incertidumbre por la guerra comercial con China y cuestiones políticas internas, como el cierre de gobierno en Estados Unidos, el cual ya es el más largo en su historia.
Por último, pero no menos importante, está la política monetaria de la Fed, en la que aún está por verse si seguirá endureciendo las condiciones de los créditos (subir la tasa de interés) o las dejará sin cambios durante todo el año.
Tasas más altas probablemente presionarán al mercado de deuda corporativa de EU, ya que gran parte de la deuda emitida anteriormente debe volver a financiarse este año. Y los crecientes déficits en el presupuesto del gobierno deberían ejercer una presión al alza sobre los rendimientos de los bonos. Recordemos que la deuda de la economía más grande del mundo supera ya los 22 billones (millones de millones) de dólares, y sigue subiendo.

“El impulso a largo plazo para el índice del dólar está nuevamente cayendo. Los indicadores técnicos sugieren que el rally de 2018 en (de esta divisa) ha alcanzado su punto máximo. La tendencia bajista podría ser rápida. Si es así, los mercados que históricamente han operado inversamente con el USD (emergentes) probablemente serán beneficiarios”, indica Britt Daoust, director de 13D Global Strategy & Research, en un mail a clientes.
Además, el avance constante del oro contra todas las monedas principales, y contra las acciones globales y estadounidenses, es una pista importante de que el dólar continuará cayendo y los cambios en el flujo de capital podrían beneficiar a las acciones y materias primas de mercados emergentes en los próximos meses, agrega Daoust.
Así que, si ven que el peso se sigue apreciando, no será gracias a AMLO, sino porque se están prendiendo las alarmas en todo el mundo de que otra recesión está por venir, y las divisas de mercados emergentes ganan atractivo temporal contra un dólar cada vez más debilitado… hasta que estalle la crisis.
Este es pues el ojo de un huracán, una calma temporal que hay que aprovechar, mientras dure, para huir del peso y refugiarse en los activos que le recomendamos en nuestro newsletter, Top Money Report.