El equipo editorial de Santa Cruz Económico (SCE) conversó con Katsumi Bani Abe (KBA) exalcalde de San Juan 2005-2015 (departamento de Santa Cruz, Bolivia) y fue categórico en indicar que no está de acuerdo con los transgénicos.

Aquí la conversación:

SCE ¿Está de acuerdo en que el Estado estimule los transgénicos en el país?

KBA: No, Bolivia es uno de los países como centros de origen de la agrobiodiversidad y biodiversidad como tal y sin excepción, el Estado como país NO debería estimular el uso de semillas transgénicas para la producción de alimentos. El Gobierno de turno debe ser garante del cumpliendo de la Constitución Política del Estado donde en su Art. 255 prohíbe la importación, producción y comercialización de organismos genéticamente modificados…., quienes consideran que es necesario introducir las semillas transgénicas para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de los bolivianos, tienen el derecho de proponer una modificación parcial de la Constitución y someter al referendo constitucional aprobatorio. Mientras no tendría moral para pedir el cumplimento de otros artículos constitucionales.?!.

SCE ¿por qué acusan a los transgénicos de ser nocivos a la salud?

KBA: Hay muchos informes de investigaciones que se debaten justamente si los transgénicos son nocivos o no a la salud.

Para mí no existe una respuesta hasta el momento en términos absolutos si son o no nocivos a la salud, esto simplemente porque las historias de los transgénicos son muy cortas a comparación de las semillas convencionales o no modificadas genéticamente y que las enfermedades actuales no pueden atribuir expresamente a los productos transgénicos como causante de determinadas enfermedades.

Lo que si puedo decir es que, los transgénicos no es una solución para mejorar la calidad de la salud por la aplicación de agroquímicos que va asociado a este método de producción.

SCE: ¿qué sugiere para evitar transgénicos y estimular alimentos naturales?

KBA: Como exalcalde, sugiero que los bolivianos primero seamos respetuosos de nuestras propias normas, los agricultores y las autoridades saben que están prohibidos los transgénicos en Bolivia, las Gobernaciones, el Gobierno central y las Universidades deberían invertir más en investigaciones técnicas y científicas en la producción de alimentos propios de cada región, los rendimientos económicos son importantes pero promover, incentivar y recuperar los métodos ancestrales de producción no deben ser descartadas otorgando informaciones actualizadas del desequilibrio ambiental y métodos de adaptación al cambio climático. También deberían promover y fomentar la agricultura familiar y promover una educación alimenticia más saludables.

SCE: ¿el bioetanol consumirá sembradíos naturales y eso perjudicará la seguridad alimentaria boliviana?

KBA: Si hablamos de bioetanol, que su materia prima principal es la caña de azúcar, debe haber un control estricto e imparcial de un ente técnico profesional para evitar cualquier situación que ponga riesgo la seguridad alimentaria. Tengo entendido que la Ley es solo la producción de bioetanol a través de la caña de azúcar, pero avanza hacia el biodiesel que abarca otros productos alimenticios como la soya, maíz o sorgo.

Mi preocupación es la ampliación de la frontera agrícola descontrolada con la excusa de que las tierras no rinden como se esperaba y que desmonten más bosques vírgenes por la fragilidad de nuestros suelos.

Por otro lado, las sequias o las inundaciones o por las plagas necesitan introducir transgénicos como la única alternativa para garantizar la provisión de etanol y para recuperar las inversiones. Hay otras alternativas como la Jatropha o Macororó que no competirían con alimentos. Esperemos que no caigamos en la perversión.

Como una constatación empírica, me gustaría ver a los promotores de los transgénicos, si entre las opciones de elegir productos como el TOFU (queso de soya) o alimento preparado con salsa de soya o simplemente leche de soya elaborado con productos transgénicos y convencional, elija el transgénico porque es igual?!.