Ante el año electoral en Bolivia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó un crecimiento no mayor a 4,3 por ciento, cifra similar a la que estimó recientemente el Banco Mundial (BM) hace un par de semanas.

Ambos organismos multilaterales coincidieron que se registrará en 2019 un menor dinamismo de la economía, aunque no refirieron las elecciones generales en el período.

El FMI hizo publicó ayer un nuevo informe sobre perspectivas económicas en el mundo. El Gobierno, en cambio, fijó una expansión de 4.7 % del producto económico en el Presupuesto General del Estado 2019.

El informe del FMI señala que la actividad económica en América Latina sigue en aumento, pero a un ritmo más lento que el que se anticipara originalmente.

Hace un par de semanas el Banco Mundial (BM) anticipó que Bolivia ingresará a un escenario de desaceleración económica, y vaticinó que en 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) boliviano descenderá a 3,4 por ciento al igual que en 2021.

Mientras tanto, el informe del Fondo Global Economic Prospects (Perspectivas Económicas Mundiales) confirmó un crecimiento de 4,5 por ciento para 2018, menor al proyectado por el Gobierno, de 4,7 por ciento, que espera similar cifra para este 2019.

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo que el modelo económico continuará sin variaciones y habló de profundizar el mismo cuando empresarios y líderes de opinión demandaron ajustes para revertir los déficits fiscales y comerciales y el apuntalamiento de la inversión privada.

ENTORNO MUNDIAL

El Banco Mundial al Igual que el Fondo incidieron en perspectivas poco auspiciosas para la economía mundial el año en curso, debido al debilitamiento del comercio y de la inversión, asimismo, por la desaceleración de las economías avanzadas, que reducirán las compras de materias primas.

El documento publicado en la página del FMI, por Alejandro Werner, señaló también que el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales y la caída de precios de las materias primas que generaron las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China contribuyeron a que el crecimiento se desacelerara en la región.

RIESGOS

El FMI señala que existen varios riesgos que podrían afectar en mayor medida las perspectivas de América Latina y el Caribe. Por ejemplo, un aumento de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, o una desaceleración en algunas economías importantes, podrían determinar un menor crecimiento del comercio en la región.

La región a su vez se vería perjudicada en mayor medida si las condiciones financieras mundiales se endurecen más, lo que incluye aumentos repentinos de la volatilidad financiera mundial, un incremento de las tasas de interés de Estados Unidos y una apreciación del dólar de EEUU.

Además, un incremento de la volatilidad en los mercados mundiales podría generar una reducción de los flujos de capitales hacia la región, lo que podría afectar el potencial de inversiones, señaló el FMI.

MERMA EXPANSIÓN MUNDIAL

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sostuvo en su informe que la expansión mundial se ha debilitado. Estimó que en 2018 el crecimiento mundial fue 3,7 %, conforme a lo pronosticado en la edición de octubre de 2018 de Perspectivas de la Economía Mundial (informe WEO), a pesar del desempeño más flojo de algunas economías, particularmente en Europa y Asia.

Los pronósticos de crecimiento mundial correspondientes a 2019 y 2020 ya se revisaron a la baja en el último informe WEO, en parte a raíz de los efectos negativos de los aumentos de aranceles introducidos en Estados Unidos y China previamente en el año.

Fuente: El Diario