El sector de la construcción se declaró en emergencia ante la aprobación de la Resolución RND N° 101800000036, que obliga a las empresas del rubro a enviar toda la información de los costos de sus obras ejecutadas para conocer el monto que deben pagar por impuestos.

La Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), el Colegio de Arquitectos de Bolivia y la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción, tras reunirse el jueves en Cochabamba, concluyeron que la norma no fue consensuada y que es inaplicable porque contienen errores y vacíos.

Para el sector, la norma es inaplicable porque supone una sobrecarga administrativa y operativa, ya que para descargo de compras se tropieza con el hecho de que no hay universalización de las facturas y los descargos son altamente complejos.

“Va a afectar a todo el sector de la construcción nacional, así como a los trabajadores que verán limitada la contratación actualmente existente, con lo que se generarán perjuicios al desempeño de la economía nacional”, dice la resolución.

Las entidades del sector dicen no tener inconvenientes para entregar la información que pida el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), pero reclaman que ésta “sea racional y que contemple la realidad del funcionamiento” del sector.

Con datos de Los Tiempos