Autor: Alberto De Oliva Maya/Analista

El sistema de señales invierte la relación de lo visible con lo invisible de parte de la prensa escrita en nuestro país. La semejanza era la forma invisible de lo que, en el fondo del mundo político, hacía que las cosas fueran visibles de manera tibia en relación a las candidaturas presidenciales que el día de ayer se presentaron en el Tribunal Supremo Electoral; sin embargo, para que lo ilegal y encubrimiento saliera a luz pública, era necesaria las figuras visibles para que se saque de su profunda invisibilidad, lo ilegítimo e ilegal como el poder de la corrupción en esferas del poder estatal.

Un sólo deseo nos embargaba ayer: el de descubrir lo que se ocultaba tras lo visible, de horadar el misterio que da la palabra “democracia” lo que nos proporciona y lo que nos quita, y de saber si una presencia invisible e inmutable se oculta más allá del flujo incesante del interés de la población en esta época de incertidumbre.

“Soy un hombre bastante fuerte y tengo una mano dura; además, soy invisible. No cabe la menor duda de que podría matar la democracia, mantener nuestros intereses y proteger a nuestro NARCO ESTADO y escapar con facilidad, si quisiera. ¿Están de acuerdo?”, debe haber sido la opinión de EVO MORALES antes de acudir con una banda de cómplices a inscribir al binomio presidencial del partido MAS de manera ilegítima e ilegal, respaldada por los resultados del referéndum del 21 de Febrero de 2016 donde la voz del pueblo se expresó en las urnas a través del voto, que es la verdadera y única expresión que tiene la democracia.

Así también, la naturaleza de los hechos criminosos es ser invisible, sin contornos precisos, con potencia para interpelar lo invisible o para hacerse mensajeros de los in delimitable cuando existen actos de corrupción que el tiempo no borra pero que el hombre a través del poder político puede recibir o dar una amnistía para encubrir lo malo.

En Bolivia ya no hace falta fingir discreción, se puede escuchar las conversaciones de unos y otros, ver lo invisible, oír lo inaudible, y estar donde no tenía derecho a estar, que es intentar protegerse en la presidencia.

Quiborax es una empresa chilena que se encarga de producir ácido bórico y productos agroquímicos y produce y fomenta candidatos, de una manera u otra, Carlos Mesa y Gustavo Pedraza requieren protegerse de lo que hicieron en el pasado, Evo y su gobierno los necesitan a su lado para garantizar un encubrimiento a largo plazo, una mano invisible los conduce a promover un objetivo que no entraba en sus propósitos.

El que sea así no es necesariamente malo para la sociedad. Porque al perseguir sus propios intereses frecuentemente fomentará el de la sociedad mucho más eficazmente que si de hecho intentase fomentarlo.

Una particularidad de la sangre es de ser invisible. El crimen, las guerras, la violencia muestran su vivo color, solo esperemos que la decisión de EVO y AGL no se convierta en un Arco Iris de colores violentos en las calles.

Dejamos de ser “NINGUNO” Para convertirnos en “INVISIBLES DEMÓCRATAS”…

BOLIVIA DIJO ¡NO!!!
VH CÁRDENAS DIJO ¡NO!!!
LOS CORRUPTOS NO GOBERNARAN MAS ESTE PAIS.