La provisión de gas para el mercado interno dependerá de la producción que se genere en el mediano plazo, y los pozos explorados sean exitosos; sin embargo, la situación se complica si los mercados de Argentina y Brasil demandan mayores volúmenes del energético. En el blog del exministro del sector Hidrocarburos Mauricio Medinaceli, se sostiene que el equilibrio entre oferta y demanda en Bolivia es inestable.

“El equilibrio entre oferta y demanda de gas en nuestra querida Bolivia es inestable”, opina Medinaceli al indicar que gran parte del futuro (del gas) depende del desempeño del campo Margarita/Huacaya y muy poco de los posibles nuevos prospectos (los monos, chaco este, sipotindi, etc.). Incahuasi y Aquio también hacen lo suyo.

La producción de gas sufrió una reducción debido a la poca demanda de los principales mercados, Argentina y Brasil, que no compensa el mercado interno, debido a que su crecimiento en reducido.

En febrero, los expertos en el tema indicaron que la producción bajó a menos de 40 millones de metros cúbicos día (MMmcd), cuya situación ponía en peligro la producción de líquidos.

Medinaceli en su blog titulado Ante la pregunta ¿Tenemos gas para los próximos años? Mi respuesta es: sí y no, sostiene que el negocio del gas, como la vida, consiste en encontrar equilibrios.

Medinaceli muestra el potencial productivo del país hasta el 2026. Por ejemplo, estima que el 2020 el volumen de producción llegaría a un poco más de 50 MMmcd y ascendería hasta el 2024, pero el 2025 nuevamente registraría una reducción hasta llegar a 50 MMmcd. Hay que recordar que las proyecciones toman en cuenta nuevos prospectos.

Medinaceli contrasta ese potencial con la posible demanda futura, y para ello toma en cuenta información observada el año 2019, es decir Brasil con 13 MMmcd, Argentina 9.9 MM mcd y el mercado interno creciendo a una tasa del 4% anual.

Sostiene que el país tiene la capacidad de abastecimiento del Escenario Actual, ya que la demanda está por debajo de la oferta, sin embargo aclara que el escenario presentado considera “muy poquita exportación.”, “23 MMmcd, es un poco más de la mitad de lo exportamos en el pasado”.

Resalta que menor exportación de gas natural resulta en menos producción, menos regalías, menos impuestos y, así, menos plata para los bolivianos.

UN AUMENTO DE LA DEMANDA

Sin embargo, también pone en el análisis una posible mayor demanda de gas por parte de Brasil, cuyo país podría demandar la capacidad total del ducto, es decir un volumen de 30 MMmcd, cuyo escenario pone a Bolivia en una situación complicada.

“El Escenario actual + Brasil a 30 MM mcd”. Ahora la situación es menos alentadora, dado que con alta probabilidad Bolivia no podría satisfacer toda esta demanda. Eso sí, la diferencia no es mucha, aún podríamos “sobrevivir”, reflexiona.

“Estos resultados me hacen pensar en un equilibrio inestable, basta que Brasil o Argentina demanden ‘mucho’ para ponernos en ascuas. ¿El pozo Boyuy podría ayudar? Espero que sí, pero hasta el momento no existe información certera sobre este”, apuntó.

INVERSIONES

Hay que recordar que en reiteradas oportunidades los entendidos en la materia lamentaron la ausencia de una política de hidrocarburos, debido a que no se logró encontrar nuevos pozos productores, sino se mantienen los mismos de hace más de una década.

Además, el exvicepresidente de YPFB Hugo del Granado lamentó poner al país a depender de un pozo, como es Boyuy X2; mientras el exsecretario de Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, José Padilla, señaló que la inversión anual requerida para exploración alcanza a 10.000 millones de dólares, entre tanto, el presupuesto tanto para exploración y explotación para la presente gestión no pasan los 1.000 millones de dólares de YPFB.

Fuente: El Diario