Análisis de Guillermo Barba @memobarba para semanario financiero Santa Cruz Económico. FOTO: Guillermo Barba: licenciado en economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster en Economía de la Escuela Austríaca por la Universidad Rey Juan Carlos  (URJC) de Madrid, España. Es un profesional formado además en las teorías de la Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE, por sus siglas en inglés), fundada por el Prof. Antal Fékete. Fue alumno de prominentes pensadores “austríacos” como Jesús Huerta de Soto, Miguel Angel Alonso, Philipp Bagus y Juan Ramón Rallo. Es un férreo defensor de la libertad individual, de la propiedad privada, los mercados libres y el dinero honesto. Es promotor del patrón oro y de la monetización de la plata.


 

Por cuarto mes consecutivo, China aumentó sus reservas de oro mientras los signos de una desaceleración más pronunciada de la economía más grande de Asia, se acumulan. El Banco Popular (central) de China (PBoC, por sus siglas en inglés) reportó reservas por 60.62 millones de onzas en marzo, desde los 60.26 millones del mes anterior, según los datos de su sitio web publicados el 8 de abril.
“Vale la pena hacer dos observaciones aquí: si China continúa acumulando oro físico a este ritmo en 2019, probablemente terminará el año como el principal comprador después de Rusia, que agregó 274 toneladas en 2018. Sin embargo, lo más importante es que la última vez que China reanudó sus compras de oro fue solo tres meses antes de la devaluación del yuan en agosto de 2015, lo que también desencadenó un período de dramática volatilidad del yuan”, escribió el blog de Zero Hedge a propósito del reporte.

Hasta ahora no sabemos si se acerca otra devaluación del yuan, pero otros países están siguiendo los pasos de Beijing y acumulan más metal. En 2018, los bancos centrales de todo el mundo, principalmente Rusia en su intento por evadir las sanciones económicas de EU, agregaron 651.5 toneladas de oro, de acuerdo con datos del Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés).
La compra de lingotes del año pasado por parte de los bancos centrales de mercados emergentes fue la más robusta en mucho tiempo, ya que los países diversificaron sus reservas, dijo el lunes Ed Morse, director global de investigación de commodities de Citigroup, en una entrevista a Bloomberg TV. El banco obtuvo resultados positivos con respecto al oro, con un precio objetivo por onza troy de 1,400 dólares para fin de año.
Precisamente a principios de abril el oro rebasó la barrera de los 1,300 dólares la onza, aunque últimamente bajó hasta los 1,270 dólares. Pero precisamente el oro barato es el incentivo para que los bancos centrales -y las personas- sigan acumulando más durante el año.

Existen diversos motivos por los que las economías emergentes se hacen de más oro, desde conflictos geopolíticos, desbalances financieros, exposición al dólar y previsiones de una próxima recesión global. Probablemente China lidere el apetito por este activo mientras siga comprando mientras encuentre precios atractivos. Es importante hacer lo mismo.