Análisis de: Rodrigo Garron Bozo @rodrigo_garron

Obviamente, las desacertadas políticas de gobierno son las causantes de este desincentivo en la creación de empresas, entre las cuales están las inspecciones abusivas de la AEMP (autoridad de fiscalización sobre empresas privadas), las fiscalizaciones del SENASIR (servicio de pensiones) que te piden documentos de hace 40 años, y si no los tienes, te clavan multas millonarias; la persecución tributaria del SIN (servicio de impuestos) y de la Aduana Nacional; así como el control exagerado de la Autoridad del Juego, que no te permite hacer ningún tipo de sorteo o promoción sin su supervisión.

El abuso de las Cajas de Salud, que se han inventado un salario mínimo imaginario, y la exigencia de un numero mínimo de empleados para que puedas registrar a tu empresa, lo cual en los hechos es un regalo de dinero que se hace, y obliga a falsear tu planilla; la ineptitud del SENAPI (servicio de patentes) en la protección de marcas, y la desacertada política del Estado de no generar procedimientos y normas que permitan una eficaz protección de los Derechos de PI; la existencia de una norma laboral absolutamente descontextualizada al siglo XXI, y la promesa de una Ley de empresas sociales, son entre otras, las causantes de estas cifras negativas.

Así es difícil ser empresario o hacer empresa en Bolivia.