En próximas semanas la máxima entidad empresarial del país vuelve a renovar sus cuadros dirigenciales, en el marco de su estatuto interno que regula tal procedimiento de cambio de Directorio que está compuesto por el Presidente, el Primer y Segundo Vicepresidente y el Tesorero.

Es la oportunidad propicia para que los empresarios más grandes de Bolivia puedan mirar, nuevamente, a la sociedad en donde generar, en gran parte, sus réditos.

Creemos en una nueva Confederación de Empresarios Privados de Bolivia como institución fundamental en la interlocución entre el capital privado y el estado.

Como órgano de prensa financiero y siempre apoyando a la empresa privada en sus acciones y actividades confiamos en que los valores y principios por los que se fundan la libre iniciativa empresarial van a mantenerse intactos.

Al margen de las personas y dirigentes que postulan a los principales cargos directivos de ese órgano empresarial, continuamos apoyamos a la CEPB como organismo vivo de nuestra sociedad y como aglutinador de entidades que producen, crecen y que generan prosperidad, al mismo tiempo generan trabajo para las familias bolivianas e intervienen directamente en importantes programas destinados a promover la excelencia, productividad y solidaridad, a través de la capacitación, formación y asistencia técnica de los trabajadores y empresarios.

La CEPB necesita estar en contacto permanente con todas las regiones del país, necesita conocer sus realidad y a partir de ello proponer políticas sectoriales no sólo al gobierno central sino a gobernaciones y municipios.

Bolivia debe empezar a generar más empleo de calidad y más emprendimientos y empresarios, y sólo un ente gremial como la CEPB puede dar la guía y la pauta para los que se inician en el siempre riesgoso mundo de la inversión. Entonces, la tarea del nuevo dirigente de la CEPB va a ser doblemente complicada: navegar en las difíciles aguas de un año electoral y volver a reconstruir a esa CEPB referente de la economía privada y aproximarla al ciudadano.

Bolivia necesita hoy más que nunca una CEPB fuerte, totalmente independiente y que se plegue a la defensa intransigente de la libertad, la democracia, la libre empresa, la reducción de impuestos, la transformación de la sociedad de empleados a emprendedores y la mejor calidad de vida de todos. Deben impulsar un diálogo con resultados que promuevan alianzas público-privadas eficientes. Esa es la misión que nosotros, humildemente desde la sociedad civil, confiamos a nuestros empresarios: que sabrán defender estos principios.

Desde el semanario financiero Santa Cruz Económico y si equipo directivo y de prensa deseamos los mejores augures a la que va a ser la nueva dirigencia empresarial boliviana que será, sin dudarlo, el elemento guía de los nuevos emprendedores y modelo para nuevas generaciones.