La Corte Internacional de Justicia (CIJ) resolvió a favor de Chile, por doce votos a tres, el juicio planteado por nuestro país, para entablar negociaciones con el fin de obtener un acceso soberano al océano Pacífico, aunque los jueces invitaron a las partes a “continuar su diálogo”.

Según el abogado y especialista en Derecho Internacional, Víctor Hugo Chávez, “el planteamiento de la demanda contra Chile fue equívoca porque se solicitó ‘obligación’ y ‘soberanía’, cuando lo adecuado era hacer una demanda marítima exigiendo el cumplimiento del Tratado de 1904”; “ahora, el mar de promesas se convirtió en mar de fracasos”, dijo.

El alto tribunal de la ONU rechazó obligar jurídicamente a Chile a entablar negociaciones con Bolivia. La conclusión fue resuelta contra los argumentos legales planteados por la representación nacional.

CIJ reconoció que las diferentes notas, actas y declaraciones, cursadas entre ambos países, a lo largo del siglo XX y principios del XXI, demostraban que ha existido una intención de negociar por parte de Chile, pero “ello no implica que este país haya adquirido, durante esos episodios, una obligación jurídica de negociar”.

Para el presidente Evo Morales “aún hay un tema pendiente entre Bolivia y Chile”; sin embargo, reconoció que el Tribunal de La Haya no ordenó al vecino país a “sentarse a negociar”.

“Sabe el pueblo boliviano y los pueblos del mundo que Bolivia perdió el acceso soberano al Pacífico mediante una invasión”, dijo el mandatario, recordando que en la Guerra del Pacífico, a finales del siglo XIX, perdimos el litoral con que contábamos cuando se fundó la República.

En tanto, el agente de Chile ante la CIJ, Claudio Grossman, expresó que el fallo es “un gran triunfo para el derecho internacional”.

Se felicitó porque todos los argumentos de Bolivia fueron rechazados “de una manera muy rigurosa” por los jueces, desde “el efecto que producen los derechos expectaticios” a “las resoluciones de la Organización de Estados Americanos”, dos de las tesis mencionadas por Bolivia durante el juicio.

“La CIJ ha señalado con claridad que hay que hacer una gran distinción entre la Política y el Derecho. Eso es esencial para el sustento de las relaciones entre los Estados”, dijo Grossman.

 

Fuente: El Diario