El gerente general de Cámara Nacional de Comercio, Gustavo Jáuregui, indicó que Decreto Supremo 3698 firmado por jefe de Estado, Evo Morales, que propone generar un paraguas económico para vivanderas, artesanos y comerciantes minoristas, fomenta actividad informal. 

El DS 3698 amplía las posibilidades para la evasión por parte de aquellos comerciantes cuyas operaciones comerciales ya han excedido lo que entendía como actividad minorista, de vivandería o artesanal. Es claro que el RTS se ha convertido en un paraguas legal para aquellos comerciantes que evitan ingresar al Régimen General, evitando así el pago de IVA, IUE, IT y principalmente las cargas sociales y laborales que implica la actividad en este régimen, que claramente han alcanzado niveles de capital y operaciones que no se ajustan al principio bajo el cual se había creado el Régimen Tributario Simplificado.

La creación de esta nueva categoría facilita a estos comerciantes seguir operando bajo un esquema de evasión e informalidad, ya que como hemos visto, la relación entre el capital, ventas y tributos es totalmente asimétrica a la que enfrentan no solo las empresas medianas y grandes, sino también cualquier asalariado o profesional independiente al que se le descuenta el IVA y debe pagar IUE al final de cada gestión.

No hay que olvidar que al interior del RTS existen también fuertes asimetrías, ya que conviven en este sector emprendimientos de subsistencia (una gran mayoría), en muchos casos dependientes de la autoexplotación de quienes llevan adelante la actividad y, por otro lado, unos pocos emprendimientos cuyos giros de negocio no solo requieren grandes inversiones de capital, sino también el mantenimiento de un stock cuyo valor es alto y que además hacen uso de una fuerza de trabajo asalariada, pero mal pagada, sin acceso a beneficios sociales y/o condiciones aceptables de empleo.

Si este decreto está relacionado a la aceptación, por parte de CADEPIA y CONAMYPE, del Doble Aguinaldo, es claro que la relación costo – beneficio para este pequeño sector del RTS es alta, ya que según datos del INE solo el 14% de los empleados en este sector ha recibido aguinaldo en el 2017, por lo que es muy probable que sea una proporción similar la que perciba este beneficio y el doble aguinaldo en el 2018. En contrapartida, la medida introduce serios riesgos a una mayor informalización de la economía.