Esta cepa, considerada entre las mejores para la producción de este licor, es una de las predilectas de la bodega.

Cada último jueves de agosto se celebra el Día Mundial del Cabernet Sauvignon, la cepa más cultivada para elaborar vinos tintos, además de ser una de las primeras variedades plantadas y producidas en los viñedos de Campos de Solana. Mario Yerko Sfarcich Varas, enólogo especialista de la Bodega, explica que cuentan con 5,36 hectáreas de esta vid, de donde nacen cuatro productos apreciados por los clientes de la marca.

Cabernet Sauvignon es la vid más difundida en el mundo, por ser una planta de gran intensidad que se adapta a casi todos los climas y suelos. En Bolivia, está históricamente ligada a la cultura vitivinícola.

La etiqueta “Encuentro” es un blend (vino de corte) entre Cabernet Sauvignon y Tempranillo, donde resaltan los frutos y las especies de estas plantas en el cuerpo de esta bebida. “Es una excelente opción para las carnes a la parrilla”, expresó Sfarcich.

“Cabernet Sauvignon Varietal” también es parte de esta categoría, ideal para acompañar carnes rojas y quesos suaves, gracias a su sabor en el que destaca la uva y el pimentón colorado. El tinto de reserva “Bi-Varietal Cabernet Sauvignon Merlot”, es reconocido por su buena elegancia; el añejamiento y el tanino suavizan su degustación. Por último, el “Bi-Varietal Reserva Malbec”, envuelto en aromas frutales, resulta en una botella con predominio de aromas a ciruelas, pimienta negra, clavo, lavanda y vainilla.

“Aprovechamos el vigor y adaptabilidad de esta planta cultivada a 1.850 metros sobre el nivel del mar para obtener vinos de mucha tipicidad varietal”, agregó el especialista enólogo.