Talentosa, carismática y emprendedora. Es considerada el corazón del norte cruceño debido a su imparable actividad laboral y empresarial. Ella es una mujer cruceña de padres italianos. Tiene inversiones en el sector productivo de Santa Cruz y está decidida a impulsar las relaciones comerciales entre los países de Italia y Bolivia.

Para Rossy Colamarino, el tiempo es oro. Su labor comienza a las 5 de la mañana. Es madre, abuela y esposa. En la actualidad, es presidenta de la Unión de Cañeros Aguaí, accionista de los ingenios azucareros Guabirá y Aguaí. Productora lechera, fue presidente de la segunda feria más importante de Bolivia, Exponorte, durante dos gestiones consecutivas.

También se desempeñó como directora en la Asociación de Ganaderos del Norte (Aganorte), en la Federación de Productores de Leche de Santa Cruz (Fedeple), y en la Asociación de Cañeros Guabirá. Es integrante del directorio de la Cámara de Comercio Boliviano – Italiana y participa en instituciones que son parte de sus actividades empresariales.

Sus padres trabajaron en la actividad agrícola en diversos cultivos y ganadería con visión y capacidad.

Los hijos hicieron posible el crecimiento de esta iniciativa familiar y la consolidaron. Los cuatro hijos, dos mujeres y dos varones, tuvieron esa responsabilidad.

Rosa María, una de las hijas, hoy lleva la batuta en una labor que normalmente es desempeñada por hombres, la actividad productiva en la Unión de Cañeros Aguaí.

”Iniciamos este gran proyecto con la Unión hace cinco años, son tres gestiones de arduo trabajo. El objetivo principal fue apoyar al productor cañero, fortaleciéndolo en el desarrollo de sus cultivos, y dándole un respaldo administrativo e integral”, apuntó.

La líder afirma que entrar a esta era del biocombustible fue la mejor decisión de las autoridades.

La Unión de Cañeros Aguaí se constituye con 400 productores, los cuales son pequeños, medianos y grandes.

Pero… ¿cómo hace una mujer para liderar un área que siempre ha sido ejercido por hombres? se le consulta, a lo que rápidamente contesta: “Creo que ahí no hay lucha de género, porque en realidad lo que predominan son las ideas, desafíos y luchas continuas que enfrenta el sector agropecuario, que es el bastión económico más importante del país”.

En ese sentido, la empresaria no ve ningún tipo de exclusión ni tampoco se siente más ni menos al resto de los líderes del gremio agroindustrial. Considera que la capacidad no se mide por el género, sino por los valores y principios.

Emprendedora y capaz

La titular de la Unión de Cañeros Aguaí cree que su desarrollo al frente de esta entidad no es casual, pues considera que hoy la mujer ha cobrado protagonismo debido a su preparación y capacidad.

Una muestra de ello, su directorio está conformado por hombres, siendo ella la única mujer.

“Ser presidenta de una institución donde nacimos, crecimos y nos consolidamos juntos, me ha fortalecido. Y más aún, con el respaldo que he tenido como ejecutiva del sector más grande e importante del país. Nosotras las mujeres desempeñamos un rol significativo en la sociedad. Estamos preparadas para liderar grandes empresas. Creo que la fortaleza de una mujer está en su sensibilidad, su capacidad de intuición y el gran amor que le pone a todo lo que hace. Hoy, la mujer tiene que ocupar espacios que en muchos años les han sido negados”, dijo.

Biocombustibles, esperanza

La empresaria ve con buenos ojos el ingreso a la nueva era del biocombustible, dando esperanzas al sector para ser más eficientes produciendo mayor cantidad de materia prima.

Considera que este proyecto tiene un efecto multiplicador, debido a que favorece al productor, al medio ambiente, al consumidor y también a la economía nacional.

“El crecimiento de la agroindustria está prácticamente consolidada, existe la logística productiva, y las autoridades están coadyuvando para que el proyecto de los biocombustibles sea a largo plazo. Este año se iniciará la exportación porque habrá excedentes de azúcar, alcohol y etanol”, remarcó.

La UCA acompaña

Aguaí nació como el ingenio sucroalcoholero de Bolivia. En sus comienzos fue muy complicado, el mercado alcoholero no respondió como se esperaba. Aguaí, sin embargo, con la capacidad de sus líderes buscaron la forma de ampliar sus instalaciones con la habilitación de calderas para la producción de azúcar. Los resultados fueron sorprendentes, se superó las expectativas al llegar a producir un millón de quintales en su primera producción de azúcar. Esto fue efectuado en su tercer año de operaciones de la industria.

“La UCA, junto a sus asociados, crecemos a pasos agigantados, damos seguridad a nuestros cañeros, dándoles asistencia técnica, supervisión a campo, abriéndole la posibilidad de ser más eficientes en su labor. Además, ayudamos a nuestros  productores con facilidades de créditos para promover sus inversiones”, acotó.

Abruzzese en Bolivia

Una de las facetas de su vida, que la motiva por el reencuentro con sus orígenes, es la historia de migración de sus padres, Dómenico Colamarino y María Di Silvio, de Italia a Bolivia (Montero), desde la región del Abruzzo, en el año 1954.

15 hombres valientes salieron de su tierra en busca de mejores días para sus familias. En ese grupo de personas venía también el señor Pietro Colanzi, papá de su esposo, Rony Pedro Colanzi.

“En honor a nuestros padres nos reunimos para retribuirles su sacrificio y rescatar la cultura, las costumbres y tradiciones de la región, con el fin de que nuestras raíces trasciendan a nuestros hijos, nietos y demás descendientes, y así conformamos la Asociación de Abruzzese en Bolivia, presidida por mi esposo”, expresó emocionada y entre lágrimas con un profundo sentimiento de gratitud hacia sus padres.

Uno de los aportes de la Asociación de Abruzzese junto al embajador italiano, Plácido Vigo, y otros empresarios connacionales radicados en Bolivia, con visión a futuro crearon la Cámara de Comercio Boliviano – Italiana. La señora Rosa María forma parte activa del directorio.

Con la Cámara se abren oportunidades y negocios para quienes decidan impulsar sus emprendimientos.

Una iniciativa de la Asociación Abruzzese es la creación de Bomberos Voluntarios Italianos, que está comenzando a consolidarse en la región.

Rosa María Colamarino, sin duda es un ejemplo de mujer esforzada y exitosa.

 Aguaí abre el mercado europeo

Bolivia exportará por primera vez a Europa 11 millones de litros de alcohol anhidro que produce el Ingenio Aguaí por un valor de más de 7 millones de dólares, informó la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Nélida Sifuentes.

El viceministro de Comercio Interno y Exportaciones, Fernando Peñarrieta, explicó que el alcohol anhidro tiene mayor valor agregado en el mercado internacional y no “corre riesgo ante las oscilaciones de precios que se dan en productos de las materias primas y esa es la importancia de la exportación”.

“El alcohol anhidro es un alcohol que a diferencia del alcohol que hemos estado exportando normalmente tiene un grado de pureza superior al 99%, es un alcohol que se utiliza en industrias como licores especiales, biocombustibles, perfumería, incluso en la medicina por el alto grado de pureza que tiene”, detalló.

A su turno, el gerente general del Ingenio Sucroalcoholero Aguaí, Pablo Vallejo, destacó que el Gobierno coadyuvó a esa factoría en los trámites para obtener la licencia de exportación.