El gerente general de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia, Javier Hinojosa, consideró el lunes como muy positiva la disposición al diálogo del Gobierno para analizar las necesidades de los sectores productivos y cerrar el trabajo de las mesas de concertación que fueron instaladas en 2016.

“Si esas conversaciones continúan es muy positivo, porque era un proceso que ha quedado trunco, no se ha concluido con eso. Si eso se reactiva es bienvenido para todos”, dijo, después que en la víspera el presidente Evo Morales anunció que convocará “en cualquier momento” a los empresarios para debatir temas que atingen al crecimiento económico del país.

Hinojosa refirió que el Gobierno y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), que concentra al sector privado, instalaron en 2016 mesas de trabajo para abordar temas de inversión, productividad, exportaciones, turismo y burocracia e institucionalidad, entre otros puntos.

“Ya son casi dos años que se tienen las mesas de diálogo, estas mesas de diálogo no han llegado a conclusiones todavía, a pesar de que se ha avanzado en su discusión y la preparación de documento”, agregó en una entrevista con el canal universitario de La Paz.

La anterior semana, la CEPB puso en duda las cifras de crecimiento que reporta el Instituto Nacional de Estadística (INE), porque supuestamente serían funcionales al doble aguinaldo, cuyo pago está condicionado a un crecimiento superior al 4,5%; el Gobierno negó que esté forzando de manera política los datos.

“Que hablen con empresarios está bien, esa es la función, que hay que recoger información para tomar decisiones”, enfatizó Hinojosa, asegurando que los empresarios del país están unidos para encarar el proceso de diálogo con el Gobierno.