Bajo IPC refleja menor dinamismo productivo

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en septiembre una variación negativa de 0,09%, respecto a agosto. La inflación cercana a cero se advirtió desde mediados de año.

Las fuertes devaluaciones de Argentina, que durante el 2017 han superado el 100%, o las de Brasil, que ya llevan acumuladas una depreciación del 24%, junto con episodios similares en Uruguay y Chile, han incentivado la importación de bienes de consumo a bajo costo, evaluó la Cámara Nacional de Comercio.

Sin embargo, esta no es la única explicación para la baja inflación, según el ente que agrupa a los importadores, ya que mientras la inflación acumulada para los productos alimentarios ha llegado en agosto al 0,2%, la de los productos no alimenticios ha alcanzado 0,06%, lo que sugiere que el consumo de bienes y servicios producidos en el país se ha frenado, obligando a los comercios y proveedores de los mismo a mantener o bajar los precios de venta, aun cuando los costos laborales están en constante incremento.

PRODUCTOS

La variación negativa de septiembre se debió, principalmente, al descenso de los precios de las divisiones Alimentos y Bebidas no Alcohólicas con incidencia negativa de 0,39 y de Prendas de Vestir y Calzados con 0,10%, dijo el INE.

Por otro lado, los fuertes retiros de títulos del Banco Central han reducido sus saldos a niveles extraordinariamente bajos, lo que significa que el margen de la política monetaria es cada vez menor.

En este ámbito, la CNC-Bolivia reiteró su preocupación por el agotamiento del modelo de crecimiento, que hasta ahora se ha basado en el consumo y sobreendeudamiento de los hogares.

“Es necesario establecer un diálogo sincero y abierto, sobre los urgentes cambios que se deben hacer, para preservar la estabilidad y los avances sociales ya logrados”, señaló el presidente de la entidad privada, Marco Antonio Salinas.

Foto archivo: Marco Antonio Salinas

Fuente, El Diario y CNC