El Gerente General de la Cámara Nacional de Comercio (CNC – Bolivia), Gustavo Jáuregui, ponderó la decisión del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) de ampliar el plazo para la implementación del Sistema de Facturación Electrónica – SFE hasta el 1º de noviembre del presente año.

Señaló que la CNC – Bolivia impugnó dicha resolución por cuanto muchas empresas afiliadas a la entidad empresarial afirmaron no estar preparadas técnicamente para aplicar este nuevo sistema.

Jáuregui se refirió a la Resolución Normativa de Directorio RND Nº 101800000026, que provocó la impugnación de la norma por parte de la CNC – Bolivia, que fue apoyada y seguida inclusive por varias empresas del sector público, lo que motivó la emisión de una nueva resolución, la RND Nº 101900000003, que fue publicada en días pasados.

El ejecutivo destacó el hecho de que se hayan creado cinco grupos los que se adecuarán al nuevo sistema en forma paulatina de acuerdo al siguiente cronograma que implica un plazo de adecuación mayor:

GRUPO FECHA IMPLEMENTACIÓN
I 01/11/2019
II 01/02/2020
III 01/05/2020
IV 01/08/2020
V 01/11/2020

Indicó que la medida ampliaba el plazo inicial de 3 meses desde la transacción original para la emisión de Notas de Debito Crédito tributarias en operaciones de devolución de bienes o servicio a un plazo de 18 meses.

En ese sentido, informó que la CNC-Bolivia solicitó que no existan plazos a menos que sea modificada la Ley 843. “Si bien el plazo de 18 meses es una mejora aún no se adecua a los plazos de devolución normados en algunos sectores como el sector farmacéutico”, agregó Jáuregui.

Informó que a raíz de la impugnación presentada, autoridades del SIN se reunieron con un grupo de asesores especializados de la CNC – Bolivia y otras instituciones privadas y públicas para consensuar una nueva resolución que permitirá implementar el SFE en forma escalonada.

Afirmó que esta es la manera de emitir normas, dentro de una esfera de diálogo público y privado, donde se pueden encontrar consensos técnicos, que permiten una mayor seguridad técnica y jurídica, que es en definitiva la mejora y profundización del Estado de derecho en nuestro país.

Aseguró que las diferentes instancias del gobierno se ahorrarían tiempo y dificultades si para la aprobación de normativas hubiera una etapa previa de consensos con los sectores involucrados.

Propuso la misma metodología para la definición de políticas salariales y labores, en la relación tripartita que establece el convenio con la OIT, que lamentablemente hasta ahora no es impulsada por el Gobierno.

Aclaró que la CNC – Bolivia no está en contra de las innovaciones que pretende implementar el SIN, toda vez que éstas permiten ahorrar tiempo y recursos, así como bajar la burocracia innecesaria al sector formal, aunque insistió en que todo cambio debe estar precedido de reuniones de evaluación y consultas entre las entidades del sector público y el sector privado.

Informó que las Cámaras de Comercio de Beni y Pando hicieron llegar sus observaciones a la CNC sobre la implementación de esta medida tributaria en estas regiones, porque carecen de la tecnología requerida para poder trasuntar al esquema planteado por SIN. No obstante, aseguró que esta contingencia también será superada con una postura más flexible.

Finalmente y al señalar que la nueva norma establece como plazo el 1º de noviembre de este año, sostuvo que ello fue el resultado de reuniones de consenso, por lo que las empresas estarán en la obligación de tomar los recaudos necesarios para aplicar el nuevo sistema de facturación.