El Gobierno argentino anunció la firma de la quinta adenda al contrato. Bolivia enviará para invierno del 2021, 14 MMm3/d a un precio de $us 5, y el volumen adicional a $us 4,9, un 32% menos que en 2020.

La empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) disminuirá los volúmenes de gas y los precios para el mercado argentino en 2021tras pactar este jueves con Integración Energética Argentina Sociedad Anónima (Ieasa) la quinta adenda al contrato de compraventa.

El secretario de Energía del gobierno argentino, Darío Martínez, confirmó a EL DEBER que se acordó con Bolivia nuevos volúmenes de gas natural desde el 2021 a un precio menor a $us 6 por millón de BTU que regía en años anteriores.

Según Martínez, YPFB nominará un volumen de 14 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) de gas natural para la época de invierno y 8 MMm3/d en verano. “Será a un precio menor que los años anteriores. También estamos viendo la exportación de combustible y crudo a Bolivia”, afirmó la autoridad argentina.

En este nuevo acuerdo, según las estimaciones del gobiern argentino pagará en el verano $us 4,82 por millón de BTU (MBTU) para el bloque base de gas (9 MMm3/d). Si hubiera producción adicional a la comprometida durante el verano, la comprará a $us 4,75, una baja del 14% comparado con el acuerdo anterior.

En el invierno, hasta la producción base, pagará $us 5,10. En tanto que para producción adicional durante ese tramo del año pagaría hasta $us 4,90 por MBTU, un 32% menos que en el acuerdo que vencía ayer 31 de diciembre.

El acuerdo suscrito en febrero del 2019 establecía nominaciones de 10 millones MMm3/d en meses de verano y de 16 a 18 MMm3/d en invierno. Además, para volúmenes por encima de los 10 MMm3/d, el precio aumentaba en 15% (aproximadamente $us 7,18 por millón de BTU).

La Secretaría de Energía de Argentina señaló que durante la negociación, la contraparte boliviana representada por YPFB, justificó en “razones geológicas el progresivo y sostenido declinamiento de la producción, que obliga a disminuir drásticamente los volúmenes que pueden comprometerse a inyectar”.

Efectivamente, en noviembre de 2020, el exministro de Hidrocarburos de Bolivia, Víctor Hugo Zamora, indicaba que el nivel de producción de gas descendió desde 2014, cuando hubo un pico de 63,09 millones de metros cúbicos día (MMm3/d) hasta llegar a 45,2 MMm3/d en 2019.

“No hay reposición de reservas, la producción de los campos está en descenso constante”, señaló Zamora en la Agenda de Reactivación Hidrocarburífera.

Para el analista en hidrocarburos, Gustavo Navarro, esto implica la reducción de los ingresos por renta petrolera, entre regalías e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que pone en jaque a las entidades estatales.

Agregó que Argentina tiene precios más competitivos de su propia producción en cuencas internas y de la oferta mundial que fluctúa en promedio entre los $us 2 y 3/MMbtu, casi un 30 a 40% más barato del que paga a Bolivia.

Riesgo de sanciones

En criterio del experto en energías, Francesco Zaratti, la producción de gas boliviano ha disminuido al punto de que se corre el riesgo serio de no cumplir con los volúmenes contratados y someterse a penalidades y multas, sobretodo en invierno que es cuando más demanda el vecino país.

Considera que con la menor diferencia entre verano e invierno, Bolivia debe regular la provisión y buscar nuevos mercados.

Mientras Carlos Delius, expresidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos, afirma que es evidente el descuido, porque la negociación tuvo que hacerse antes de las fechas de vencimiento. “Si seguimos haciendo improvisaciones y negociando bajo premisas inocentes nos puede ir mal”.

Para Alvaro Ríos, exministro de Hidrocarburos, la negociación no debe hacerse entre Estados, si no entre YPFB e Ieasa.

En las últimas semanas trascendió que Argentina analizaba la posibilidad de un trueque entre petróleo argentino por gas boliviano, sugerencia que descartó el experto.

Se pidió información a YPFB sobre el acuerdo con Argentina, pero indicaron que brindarán detalles en las próximas horas. Hasta el cierre de edición no llegó la respuesta solicitada.

 

Fuente: EL DEBER